Manuel Rodríguez interpretando 'Manu'. / PABLO LORENTE

El bailarín ubetense Manuel Rodríguez estrenó su última creación en los Teatros del Canal de Madrid

'Manu' no es solo el diminutivo de su nombre, pues el término proviene del sánscrito y en la mitología oriental es la denominación que se le da al primer ser humano

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El bailarín ubetense Manuel Rodríguez presentó en los Teatros del Canal de Madrid su último espectáculo de danza contemporánea 'Manu'. Un estreno absoluto que llevó a cabo en dos sesiones, el 1 y 2 de septiembre, con gran éxito, y que el primer día incluyó además un encuentro con el público al finalizar la representación.

La propuesta se incluyó en Canal Baila 2022, programa que se lleva a cabo hasta el 23 de octubre en el citado espacio escénico para compañías residentes en su Centro Coreográfico Canal, y que supone una oportunidad única para disfrutar de las creaciones de los mejores y más premiados coreógrafos y bailarines.

Esta es la edición número catorce de las residencias artísticas para creadores y compañías profesionales, consolidadas o emergentes. Mediante la puesta a disposición de las salas del Centro Coreográfico, la finalidad de este programa es apoyar la creación y consolidar el tejido profesional y empresarial de las compañías, facilitando recursos y espacios con unas condiciones excepcionales que permitan a estos artistas investigar, crear, desarrollarse y compartir los procesos creativos.

En el caso del ubetense, el resultado fue 'Manu', que no es solo el diminutivo de su nombre, pues el término proviene del sánscrito y en la mitología oriental es la denominación que se le da al primer ser humano. La tipología del primer avatar sobre la tierra, una representación visual, un regreso a la forma. «Este proyecto parte como una indagación en cuestiones identitarias a través de mi propia cosmología. Un espacio de invocación y de encantamiento. Una oportunidad de reescribir cada una de las letras que componen mi nombre», afirma el propio bailarín.

Este solo, del que el ubetense es creador e intérprete, le permite distanciarse sobre sí mismo y hacia sí mismo, y mostrar una versión de su propio yo con un estilo bastante diferente a lo que ha hecho habitualmente en proyectos anteriores. No busca una definición precisa de él, sino desdibujarla, deconstruirla, expandirla. Genera así una especie de autorretrato donde se invoca, donde mira de lejos y de cerca el momento en el que está.

'Manu' quizá sea la pieza más personal del artista. No en vano, confiesa que podría llevar toda la vida desarrollando este solo al que ahora le toca seguir creciendo tras entregarse con la intensidad que conlleva preparar un trabajo tan íntimo. Satisfecho con el resultado y con el hecho de haberlo materializado en Madrid, donde vivió mucho tiempo antes de trasladarse a Barcelona, donde reside en la actualidad, Rodríguez agradece la oportunidad que le ha dado el Centro Coreográfico Canal, con unas instalaciones excelentes y que conoce bien tras haber realizado allí otras residencias.