Balance positivo del desarrollo de la Feria de San Miguel

Ambiente en la calle de las casetas./ROMÁN
Ambiente en la calle de las casetas. / ROMÁN

El concejal de Festejos destacó la seguridad en el recinto y la respuesta del público a las actividades

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Tras el estruendo de los cohetes, las risas en el teatro de calle, el ruido en las casetas y atracciones, los aplausos en los conciertos y el teatro… toca hacer balance de la Feria de San Miguel. Y aunque «cada cual cuenta la feria según le va en ella», como se suele decir, los cierto es que la valoración generalizada es positiva por la ausencia de incidentes reseñables, la afluencia de personal y la buena respuesta del público en las gran mayoría de las actividades programadas.

A nivel institucional, el concejal de Festejos, Jerónimo García, aseguró que los datos más objetivos son los que transmite la propia ciudadanía, tanto la de la localidad como la que vino de fuera estos días a disfrutar de esta importante festividad, y las sensaciones han sido bastante satisfactorias. «Hemos tenido una gran feria y así nos lo ha transmitido la gente, valorando positivamente la programación, la decoración, la comodidad y seguridad del recinto… en definitiva, ha reconocido que tenemos una gran feria y muy completa», matizó.

En este sentido, García Ruiz insistió en que, precisamente, eso es lo importante, que la gente disfrute de una manera cómoda y segura, aunque eso requiera por parte del Ayuntamiento una gran responsabilidad y «no bajar la guardia en ningún momento». «El siguiente paso es analizar minuciosamente esta edición, con el objetivo de seguir mejorando y creciendo», añadió.

Infantil

Respecto a las actividades infantiles, el concejal de Festejos recordó que fueron un total de trece las celebradas, a lo largo de siete días, y todas y cada una contaron con una asistencia masiva de público. La cabalgata con la que se dio el pistoletazo de salida fue otro de los puntos fuertes de esta feria. En ella, apuntó, no faltó colorido y vistosidad, así como pasacalles novedosos, que dejaron instantáneas muy espectaculares. «Generó mucha expectación y gran respuesta entre los vecinos de Úbeda y otras localidades de alrededor», manifestó.

Este año, al contar la feria con dos fines de semana, se establecieron dos días del niño con precios reducidos en las atracciones. Además, un día, durante dos horas y media, se quitó la música, un gesto especialmente dirigido a las personas con Síndrome de Asperger, «hecho que agradecieron muchos padres y madres». Por otro lado, también funcionó el paseo por la zona de atracciones, que se hizo más afable con el hilo musical que unificaba toda la música. Y las tres nuevas atracciones, además de la noria que llevaba varios años sin estar presente el recinto, fueron muy bien recibidas por el público.

Servicios especiales

En cuanto a los servicios complementarios de esta feria, Jerónimo García destacó la caseta ludoteca, que registró más de 500 niños. Además, la feria contó con un punto de lactancia y cuidados, que se impulsó un año más con la colaboración de la Asociación Nacer y Mamar y que tuvo una gran acogida, siendo muy bien valorado quienes hicieron uso de este espacio.

El Punto Morado y el Punto Arcoíris también fueron valorados positivamente, cumpliendo un objetivo claro: sensibilizar a la ciudadanía, evitar agresiones sexistas y homófobas, y promover una feria libre y segura. Ambos puntos fueron atendidos por personal voluntario que realizó una magnífica labor de visibilización y concienciación sobre temas tan sensibles.

En cuanto a las zonas de aparcamiento, García destacó que alrededor de 9.000 usuarios hicieron uso de este servicio, 2.000 más que en 2018. Así mismo, el servicio de transporte urbano (autobús y tren turístico), que incluso amplió las líneas, registró un total de 17.000 personas, casi 3.200 usuarios más que en la pasada edición. «Son datos que reflejan una asistencia masiva al recinto ferial y que la gente cada vez apuesta más por la utilización de transporte alternativo», indicó.

Seguridad

Otro de los factores que sobresalió en esta edición fue el de la seguridad, ámbito en el que se realizó una extraordinaria labor de todos y cada uno de los cuerpos y fuerzas de seguridad. «Según hemos podido comprobar en informes de la Policía Local y Nacional, no hubo incidentes relevantes, solo un par que fueron resueltos con gran rapidez gracias al despliegue de policía en el recinto. Hoy por hoy, seguimos siendo una de las ferias más seguras de la provincia», resaltó el edil.

Además, a los efectivos de seguridad se unió un equipo médico, en horario ininterrumpido de dos de la tarde a cuatro de la madrugada, que atendió de manera directa a varios usuarios, evitando que tuvieran que desplazarse al hospital.

Por otro lado, el edil calificó de acierto la decisión de ensanchar en tres metros una de las calles de casetas. «Esto hizo que las personas transitaran de una manera más cómoda y más segura», indicó. Otro de los espacios novedosos en esta edición fue la zona al aire libre, cerca de la ITV, que estuvo amenizada por orquestas a diario y en la que hubo mesas y bancos a modo de área de ocio y descanso. «Fue un lugar que, a medida que iba transcurriendo la feria, contaba con más reclamo y aceptación por parte de la ciudadanía», aseguró.

Ocio

Otro de los puntos fuertes de esta feria fue la programación pensada y diseñada para todos los públicos y todos los gustos, que contó con una gran respuesta por parte de la ciudadanía de dentro y fuera. Jerónimo García resaltó el lleno del auditorio del Hospital de Santiago en casi todas las actuaciones celebradas durante esta feria, como fue el Certamen Internacional de Tunas, Strad el violinista rebelde, Francisco, las veladas flamencas, el concierto de la Agrupación Musical Ubetense o el Certamen de Coros Rocieros.

La misma aceptación tuvo la programación diseñada para la caseta de la música, por la que pasaron más de 10.000 personas, junto con la caseta municipal en la que hubo más de 7.000 asistentes. «A pesar de las críticas de la oposición a la programación, incluso llegándola a calificar de cateta, tenemos que decir que se contó con la mayor afluencia de público que se recuerda en los últimos años y eso es una clara señal de que ha gustado, ha llegado a la ciudadanía y ésta ha respondido incluso entre semana», apostilló.

Agradecimientos

El concejal de Festejos concluyó agradeciendo el «grandísimo esfuerzo» del personal que hizo que esta feria se pudiera disfrutar al máximo. «Sin duda, no tendríamos la feria que tenemos sin el trabajo del personal de Mantenimiento, Limpieza, Cultura, Festejos, Juventud, Bienestar Social, Igualdad, Deportes, Mayores, así como de Protección Civil, Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, servicios sanitarios, caseteros, feriantes y, en definitiva, todas y cada una de las personas que están en la trastienda para que tengamos unas fiestas limpias, cómodas, seguras y afables», finalizó.

Temas

Úbeda