Andamios en el patio del Ayuntamiento.

Buen ritmo en la primera fase de las obras del Palacio Vázquez de Molina

Se centra en las cubiertas, estructura y fachada, así como en el sistema eléctrico, climatización y aislamiento

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo en el Palacio Vázquez de Molina, sede del Ayuntamiento de Úbeda desde 1850, avanzan según lo previsto pese a que su inicio, en el mes de julio, no estuvo exento de complicaciones debido a la falta de suministros de materiales que existe a nivel general, la escasez de mano de obra y un problema que surgió con la instalación de la grúa. «Solventados todos esos contratiempos, se puede decir que la actuación lleva un ritmo normalizado», aseguró la alcaldesa, Antonia Olivares, durante la visita que giró ayer a la intervención junto a la concejala de Urbanismo y Obras, María del Carmen García.

Esta importante actuación ha sido posible gracias a una subvención concedida por el Gobierno central, a cargo del 1,5% cultural, que supera los 2,4 millones de euros. Se trata de la primera fase del proyecto de rehabilitación del Palacio Vázquez de Molina, que tiene un periodo de ejecución de doce meses, aunque seguramente existirá una prórroga, por los problemas acontecidos al inicio. Su desarrollo obligó a desalojar el Consistorio y a trasladarlo temporalmente al Palacio del Marques de Mancera, situado en la misma plaza y adquirido recientemente para que pasara a formar parte del patrimonio municipal.

Esta fase se centrará en la primera y segunda planta de este edificio monumental, así como en las cubiertas. Se actuará en la estructura del palacio y ello se complementará con la renovación del sistema eléctrico, abastecimientos, carpintería exterior e interior, aislamiento y climatización. A esto se sumará la restauración de la fachada, con una incidencia especial en los vítores y murales de la misma. «Ya hemos solicitado al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana la segunda y tercera fase, con cargo a la misma subvención, del 1,5% cultural, para continuar con la rehabilitación», informó.

La regidora destacó que en el desarrollo de la obra la empresa adjudicataria, Alberto Domínguez Blanco SL, y el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Úbeda, están trabajando de manera coordinada para solventar cualquier problema que surja, con la máxima rapidez y eficacia posible. E insistió en la satisfacción del gobierno local por la realización de esta intervención, ya que era un proyecto muy ansiado que finalmente se está llevando a cabo gracias a la ayuda externa del Gobierno central.

«La obra que requiere de una inversión tan importante, que no bastaba con la aportación de fondos municipales, y se requería financiación externa de otras administraciones», dijo Olivares, añadiendo que el equipo de gobierno está asumiendo esta ejecución con «mucha ilusión, cariño, responsabilidad y profesionalidad» al tratarse de un edificio tan emblemático. «El Palacio Vázquez de Molina es una de las grandes obras arquitectónicas del Renacimiento y está en un emplazamiento único», finalizó.

Temas

Úbeda