Entrada de la procesión en Santa María. / ROMÁN

Calles engalanadas durante la procesión del Corpus Christi

Numerosas personas acompañaron al Santísimo y a la Virgen de Guadalupe por el casco histórico ubetense

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Bajo un sol radiante, cientos de ubetenses se echaron a la calle ayer domingo para celebrar la festividad del Corpus Christi y acudir a la cita con la procesión del Santísimo. Un desfile desarrollado tras dos años de ausencia que se vivió con gran ilusión y con aires de normalidad. Contó además con una elevada participación de representantes de las distintas cofradías y hermandades, colectivos y grupos religiosos de la ciudad, así como de numerosos devotos que formaron parte del cortejo.

Tras una eucaristía previa celebrada en la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares se inició el recorrido por las calles del casco histórico y el centro de Úbeda. Del desfile también formaron parte muchos niños que este año han hecho su primera comunión. Y además procesionó la Virgen de Guadalupe, patrona de Úbeda.

Como es habitual, el itinerario estuvo engalanado con altares, toldos y otras colgaduras, de cuya instalación se encargaron cofradías y grupos religiosos de la ciudad así como vecinos de las calles incluidas en el recorrido, en las cuales se esparció hierba de juncia como manda la tradición.

A modo de preparación, durante los días previos se desarrollaron diferentes cultos organizados por la sección ubetense de la Adoración Nocturna. Entre ellos estuvo el tradicional triduo en la iglesia de Santa Clara o la vigilia general del Corpus Christi.

También, una semana antes, tuvo lugar el Pregón del Corpus, que este año fue pronunciado por Joaquín Rafael Robles Medina, párroco de Santo Tomás Apóstol. Un acto en el que el sacerdote ahondó en la historia de esta fiesta en Úbeda, a base de una exhaustiva documentación, reflexionando igualmente sobre su significado. Pasado y presente se dieron así la mano en un discurso muy instructivo, que hizo un llamamiento a la devoción.

Temas

Úbeda