Canciones como papelillos de colores

Actuación de Maui en el Palacio de los Medinilla./ROMÁN
Actuación de Maui en el Palacio de los Medinilla. / ROMÁN

Maui, sensible y divertida, presentó su último disco 'Por arte de magia' dentro del Festival Flamencos y Mestizos

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Desde Utrera, donde nació, aunque pasando por Granada, donde acuñó su sello, y Malasaña, donde vive y sigue creciendo, Maui llegó a Úbeda para inundar de color el Festival Flamencos y Mestizos. El color de sus zapatos, sus medias y sus volantes, pero también el color de su voz y su forma de ver la vida. En el magnífico salón del Palacio de los Medinillas subió al escenario para presentar 'Por arte de magia', su último trabajo, en el que ahonda mucho más en su propio mundo interior para lanzarlo al exterior como quien tira un puñado de papelillos de colores.

Con este disco Maui ha hecho un ejercicio similar al del niño que monta en un columpio sin nadie que le empuje, por lo que no le queda más remedio que tirar hacia atrás para coger impulso y así subir más y más alto hacia adelante. Su repertorio es igual de divertido y también acelera el corazón. Así quedó de manifiesto durante su concierto en Úbeda, donde el público disfrutó de sus canciones y de sus historias a partes iguales.

Unas letras de honda sensibilidad, pero hiladas con temas muy de andar por casa, contrastaron con sus mil y una vivencias y reflexiones, tan hilarantes como su puesta en escena. Porque Maui, además de cantar, cuenta sus cosas con absoluto desparpajo, marcándose un show tan bonito como divertido. Entre tema y tema hubo quien no paró de reír.

Los presentes supieron así cómo su padre, después de dar un pelotazo musical (es el cantante de Los Centellas), como genio que es le concedió un deseo a cada uno de los miembros de su familia y ella pidió la carrera de violonchelo (para demostrar la veracidad de la historia lo tocó en algún tema). También aprendieron que una taza de cabrillas (caracoles) degustada en buena compañía puede ser más instructiva que una clase de latín. Y muchas cosas más que merece la pena escuchar de propia voz de Maui.

Sobre el escenario no estuvo sola. Llegó acompañada a la guitarra por Paco Soto, otro fenómeno, que le dio la réplica como si la conociera de toda la vida. No hizo falta más para redondear la velada. Atrás quedaron los tiempos en los que se rodeaba de Los Sirénidos, su antigua banda, optando por este formato más íntimo y personal. La noche terminó con un público rendido a sus pies y absolutamente convencido de que Maui es única y de lo mejorcito que ha dado Utrera junto con los mostachones.

Baile y cante

Un día más tarde, el viernes, el baile volvió a ser protagonista de Flamencos y Mestizos gracias a la actuación de Choro Molina y Carmen Young, onubense y mexicana que derrocharon su arte sobre las tablas del Ideal Cinema. Por la mañana, además, ofrecieron una función para escolares de diferentes centros educativos. Y anoche, cerrando el festival en lo que a espectáculos se refiere, los aficionados pudieron disfrutar de la gran voz de Encarna Anillo, sustituyendo a última hora a María Terremoto que no pudo viajar hasta Úbeda por motivos de salud.

Como viene siendo habitual, antes de ambos espectáculos se pudieron ver dos propuestas participantes en la segunda edición del Concurso Flamencos y Mestizos, que este año se ha dedicado especialmente al baile y para el que ha habido seis finalistas que el público y el jurado han podido disfrutar al inicio de seis de los conciertos programados. Las bases han retado a crear una coreografía para el tema 'Úbeda en el corazón', compuesto por el director del festival, el ubetense Paco Ortega, como sintonía del nuevo vídeo promocional de la ciudad. Y se les ha pedido que relacionen el baile flamenco con la danza contemporánea. El viernes subieron al escenario Carmen Reyes Roldán y Lina Vanesa Cortés y anoche fue el turno de Marita Martínez-Rey Jiménez y Juan Ramírez Pedroche.

Marita Martínez-Rey y Juan Ramírez, Choro Molina y Carmen Young, y Encarna Anillo.