Visita al museo tras la inauguración. / ROMÁN

El Centro Olivar y el Aceite hace más didáctico su contenido museográfico

Ofrece un nuevo recorrido, más elementos, idiomas y nuevas herramientas tecnológicas, todo ello adaptado a las demandas del oleoturismo

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El Centro de Interpretación Olivar y Aceite de Úbeda presenta un contenido museográfico renovado, actualizado y más didáctico, que incide en las directrices que demanda actualmente el oleoturismo y que ofrece un nuevo recorrido a sus usuarios, así como más elementos expositivos, información en varios idiomas y herramientas tecnológicas que mejorarán la experiencia de las miles de personas que lo visitan cada año.

El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, y la alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, inauguraron este nuevo proyecto museográfico, implantado cuando el centro se acerca a su primera década de vida. En el acto también estuvieron presentes los diputados de Agricultura, Ganadería, Medio Ambiente y Cambio Climático, y Promoción y Turismo, Pedro Bruno y Francisco Javier Lozano, respectivamente, y el presidente de la Asociación Olivar y Aceite, Javier Gámez, junto con numerosos socios y responsables directos de esta renovación.

La iniciativa ha contado con una inversión superior a los 37.000 euros y el trabajo ha sido realizado por la empresa ubetense Superfluido (Gonzalo Galán y Antonio Cuenca), desde donde se ha dado un aire nuevo a un centro de referencia que trabaja diariamente para formar, divulgar y promocionar el oro líquido y mantener viva la cultura del aceite de oliva.

Esta mejora de la zona museística establece una secuencia lógica en el recorrido de la exposición, al reordenar los espacios, y además simplifica los contenidos para facilitar su comprensión, incluyendo conceptos de forma cronológica y secuencial. Todo ello optimiza el uso del centro.

Por otro lado, se han incorporado al espacio otros idiomas, como el inglés y francés, en los audiovisuales, y se han sumado nuevos contenidos, ya que la cultura del aceite ha evolucionado de forma muy rápida en estos últimos años. También se ha dotado al centro de pantallas multifuncionales y de proyección de gran formato para mejorar la experiencia del usuario. Aprovechando la ocasión, se han renovado los contenidos gráficos, el diseño y la maquetación, adaptando todo ello para una mejor lectura, incluyendo traducciones y mostrando las explicaciones de una forma más concisa y clara, también atendiendo a la señalética.

La zona museográfica tiene tres partes diferenciadas. La primera se centra en la cultura y la historia del olivar y el aceite de oliva en la provincia de Jaén. La segunda sala alberga la cocina, lugar donde se desarrollan diversos talleres culinarios, para todos los públicos, en los que el elemento estrella es el aceite de oliva como ingrediente esencial de la gastronomía de la zona y portador de grandes beneficios para la salud. Y la última sala recoge el presente y futuro del olivar, poniendo en conocimiento los avances que está teniendo el mismo, así como elementos para la cata de AOVE y el conocimiento de los subproductos del olivar.

Atractivo turístico

Francisco Reyes valoró la «ambiciosa intervención que se ha realizado para potenciar aún más el atractivo turístico de este centro», una intervención que ha contado con el apoyo de la Administración provincial, que ha aportado 30.000 euros para la ejecución de este proyecto museográfico cuya cuantía total ha superado los 37.000 euros.

Al respecto, Reyes recordó que este museo ligado a la cultura del olivar y el aceite de oliva es uno de los espacios clave en la promoción del oleoturismo en Jaén. En esta línea, incidió en que «este centro es un argumento más para venir este municipio, ya que supone un importante complemento a la oferta patrimonial y cultural de la ciudad Patrimonio de la Humanidad de Úbeda, que junto con su vecina Baeza son dos de los principales motores turísticos de nuestro paraíso interior».

El oleoturismo, como destacó el presidente de la Diputación, «llama la atención cada vez de más gente, porque el aceite de oliva y todo cuanto lo rodea están de moda, tanto por ser un alimento saludable como por sus indiscutibles bondades gastronómicas y el decisivo papel que este árbol puede jugar en la lucha contra el cambio climático». En la provincia de Jaén «estamos aprovechando cada vez más esta vertiente turística del sector oleícola, algo que es fundamental para sacar un mayor rendimiento económico a nuestro producto estrella», dijo. En este sentido, subrayó que en campañas como esta, en las que se espera una producción muy inferior a la media por las adversas condiciones climatológicas, «es fundamental que esta segunda cosecha que supone el oleoturismo, y que se recoge durante todo el año, la cuidemos más que nunca».

Con esa intención, hace ya casi una década la Diputación impulsó el proyecto OleotourJaén con el propósito de potenciar y promocionar la cultura oleícola y la oferta de recursos turísticos ligados a la misma. Francisco Reyes enfatizó «que la apuesta de la Administración provincial por esta iniciativa ha sido muy acertada, ya que en menos de una década hay 130 recursos adheridos a OleotourJaén».

Entre otros, forman parte de este producto turístico restaurantes, almazaras visitables, oleotecas y empresas de servicios turísticos, además de spas, alojamientos singulares, empresas de cosméticos, de catas, de artesanía de madera de olivo y, por supuesto, museos como el Centro de Interpretación Olivar y Aceite de Úbeda, «santo y seña de una oferta que sitúa a Jaén como el lugar ideal para disfrutar del oleoturismo», aseguró el presidente de la Diputación, quien concluyó señalando que la renovación del proyecto museográfico de este centro «viene a enriquecer aún más si cabe la oferta turística de Úbeda, cada vez más diversa y de mayor calidad».

Cambio necesario

«Era necesario un cambio de imagen y adaptarse a lo que los turistas demandaban», explicó la alcaldesa, destacando el éxito del centro, un espacio de referencia avalado por 80 socios y en cuya oleoteca dispone de más de 50 marcas de aceite. Este proyecto ha surgido, como aseguró Olivares, en un momento crucial en el que el sector del olivar y el aceite de oliva se están enfrentando a nuevos y duros horizontes, también originados por factores como la climatología, los conflictos bélicos o la fluctuación de los precios en el sector. «Por eso, son importantes este tipo de pequeñas iniciativas, que van sumando y apoyando al sector», manifestó.

Francisco Reyes, Javier Gámez y Antonia Olivares. / ROMÁN