Vista del recinto ferial el pasado viernes. / ROMÁN

Cerca de 60.000 personas pasaron por un recinto ferial sin casetas

Las cámaras instaladas para validar la entrada y salida contabilizaron más de 15.800 el sábado, una cifra que ronda la normalidad de otros años

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El concejal de Festejos, Jerónimo García, hizo balance de la Feria de San Miguel, destacando que transcurrió «con total normalidad, pese a las condiciones de alerta sanitaria que aún están presentes en el día a día». Un espectáculo de fuegos artificiales puso fin a las fiestas patronales que, según el edil, estuvieron cargadas de actividades para todos los públicos y edades.

Reconoció que fue una semana «intensa y complicada», ya que era esencial que se cumplieran todos los protocolos implantados para tener una mayor seguridad frente a posibles contagios de Covid-19. «Fueron días agotadores para muchos de los trabajadores que hicieron que esta feria transcurriera con normalidad y sin incidentes», resaltó, subrayando que en esta edición se mezcló la diversión con la seguridad, un ingrediente fundamental. «Fue una feria muy segura, muy participativa y con mucha asistencia», apuntó.

El concejal recordó que durante los días festivos la normativa vigente cambió hacia unas indicaciones más flexibles, «pero en su tiempo se tomaron decisiones con los cuerpos y fuerzas de seguridad, técnicos municipales y colectivos implicados y creímos conveniente continuar con las reglas de juego originariamente establecidas», primando de esta manera la seguridad.

En este sentido, Jerónimo García indicó que para mayor control del aforo en esta edición se instalaron cámaras para validar la entrada y salida de los asistentes al recinto ferial. «Durante los siete días de la feria pasaron cerca de 60.000 personas por un recinto sin casetas, un número muy importe», informó el edil, añadiendo que el día que más personas hubo fue el sábado 2 de octubre, superando las 15.800, una cifra que ronda la normalidad con respeto a otros años y «demuestra que la gente tenía ganas de disfrutar de estos días».

La feria, como expresó el concejal, estuvo cargada de actividades festivas, culturales, infantiles o taurinas. «Podemos decir que, quizá, tuvieron la mayor asistencia que se recuerda», afirmó. Por ejemplo, el apartado cultural del Hospital de Santiago estuvo todos los días lleno, registrando un total de 1.700 asistentes. Y las propuestas para los más pequeños tuvieron, prácticamente, el aforo completo, pasando por ellas casi 2.600 personas. «Esto demuestra que la gente ha sido muy participativa y que la programación ha gustado», a juicio de García.

Inyección económica

Por otro lado, el edil habló de la ausencia de casetas este año por las restricciones en la normativa y las medidas sanitarias del momento. Esto originó que la ciudadanía apostara por mantener sus reuniones y encuentros en bares, cafeterías o restaurante de la ciudad, lo que «supuso una significativa inyección económica para el sector en estos momentos tan duros».

Y por supuesto, la celebración de la feria, con todas las medidas de seguridad previamente establecidas, fue también un importante revulsivo económico para el colectivo de feriantes, sector afectado especialmente por esta pandemia.

Seguridad

El edil se detuvo en el dispositivo de seguridad establecido con motivo de esta festividad. «Teníamos muy claro que era la feria de la seguridad, porque se añadía el hándicap de evitar las aglomeraciones masivas e incontroladas», manifestó. Según los informes de los agentes policiales, «no se detectó ni un solo botellón masivo en ninguno de los días de feria». Y es que, los puntos habituales estuvieron muy controlados gracias a patrullas itinerantes. «Estamos en una fase de salida de esta pandemia y no podíamos descuidar para nada las medidas de seguridad y relajarnos», insistió.

Así, destacó que solo se levantaron tres actas en establecimientos a lo largo de los siete días de feria. Por otro lado, Protección Civil atendió el primer día a un niño perdido y rápidamente se activó el protocolo para encontrar a los familiares. «No hubo otras incidencias destacables, una consecuencia, sin duda, de un dispositivo consensuado, coordinado y pactado previamente, gracias al refuerzo de la seguridad y la implantación de los 'agentes Covid', así como el ejemplar comportamiento de la ciudadanía, a la que agradezco su colaboración», dijo.

Finalmente agradeció el trabajo encomiable de las personas que estuvieron al frente estos días de feria, velando por la seguridad y su buen desarrollo, como pueden ser los cuerpos y fuerzas de seguridad, el voluntariado de Protección Civil o el personal municipal de los servicios de Mantenimiento, Limpieza, Cultura y Festejos.