Salida del féretro por la puerta del Hospital de Santiago. / ROMÁN

La ciudad despidió a Arsenio Moreno Mendoza

La capilla ardiente estuvo instalada en el auditorio del Hospital de Santiago

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Úbeda despidió ayer a Arsenio Moreno Mendoza, el que fuera alcalde de Úbeda en los años 80, además de un extraordinario docente, investigador y escritor, quien falleció el miércoles a la edad de 68 años a causa de un cáncer. La capilla ardiente estuvo instalada en el auditorio del Hospital de Santiago, espacio solemne del municipio, cuya recuperación para la ciudad y reconversión en centro cultural fue uno de los muchos proyectos que este ilustre ubetense hizo posibles durante su mandato, caracterizado por una gran labor en lo que respecta a la conservación del patrimonio. El lugar fue puesto a disposición de la familia por el Ayuntamiento, desde donde se tuvo en cuenta la relevancia de la persona en calidad de ex alcalde e Hijo Predilecto de Úbeda.

Tras décadas de viajes constantes entre Sevilla, donde trabajaba y residía, y Úbeda, donde siempre tuvo su corazón, su razón y su mirada, ayer Arsenio Moreno recorrió por última vez este camino, pero en esta ocasión sin retorno. Su cuerpo llegó al Hospital de Santiago pasado el mediodía. Y a partir de ahí tocó darle el último adiós y acompañar a la familia en estos duros momentos. El trasiego de ubetenses fue constante y reflejó mucho de lo que Moreno Mendoza había ido sembrando a lo largo de su vida. Semillas que afloraron en forma de amistad, respeto, admiración y cariño.

El féretro estuvo cubierto por la bandera de Úbeda, tal y como marca el reglamento de distinciones y honores por el que se rige el Ayuntamiento. Sobre él también se colocó la vara de mando de alcalde como símbolo honorífico, un clavel, una rosa y una tela morada con el escudo de la cofradía de Jesús Nazareno. Partió horas más tarde hasta la cercana iglesia de San Isidoro donde a las ocho y media tuvo lugar el funeral de entierro, de nuevo con una gran afluencia de personas que no quisieron faltar en esta despedida.

Junto a los cientos de mensajes en redes sociales lamentando esta pérdida, desde que se conoció la noticia de su fallecimiento hubo también numerosas muestras de condolencia institucionales. La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, mostró su consternación asegurando que Arsenio Moreno Mendoza era una persona enamorada de su ciudad, que trabajó incansablemente para que Úbeda tuviera unos estándares de excelencia a nivel turístico y cultural. Recordó así que el municipio le debe mucho, tanto a nivel cultural como patrimonial.

El PSOE de Jaén, por voz de de su secretario general, Francisco Reyes, manifestó igualmente su pesar, incidiendo en su «contribución fundamental a la transformación de Úbeda» durante sus años al frente del Ayuntamiento. «Arsenio Moreno forma parte de esa estirpe de alcaldes socialistas que aportaron su compromiso durante una década crucial para la consolidación de la democracia en nuestro país», dijo. Y valoró su labor como historiador del arte, profesor universitario, investigador y escritor, que contribuyó a «realzar y poner en valor el poderío patrimonial y la riqueza histórica y artística de Úbeda».

Las condolencias llegaron igualmente desde la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, a la que dedicó la mayor parte de su trayectoria profesional como docente, y desde los Museos de Bellas Artes de Granada y Sevilla, de los cuales fue director. A ellas se añadieron las expresadas por todo tipo de colectivos ubetenses.