Una anterior edición del concierto solidario. / ROMÁN

El Conservatorio de Música celebrará su quinto ciclo solidario en beneficio de Senegal

El concierto tendrá lugar el próximo 1 de diciembre, a las siete de la tarde, en el salón de actos del IES San Juan de la Cruz

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El Conservatorio Profesional de Música 'María de Molina' de la localidad celebrará su quinto ciclo solidario, en el que el talento volverá a ponerse al servicio de una causa justa. Se trata de una iniciativa que organiza el centro educativo, en colaboración con el Ayuntamiento de Úbeda, y cuyo acto central, consistente en un concierto, tendrá lugar el próximo 1 de diciembre, a las siete de la tarde, en el salón de actos del IES San Juan de la Cruz. La entrada será libre hasta completar aforo y se habilitará una hucha solidaria para que quien lo desee colabore con el objetivo marcado este año.

El recital tendrá una duración de una hora, aproximadamente, en la que actuará tanto el profesorado como el alumnado del Conservatorio 'María de Molina', interpretando piezas de prestigiosos compositores. Y este año la iniciativa contará con la ayuda de la Unión de Cofradías de Semana Santa de Úbeda, ya que una parte de los fondos recaudados en su campaña de Navidad irán destinados a este fin social.

La jefa de estudios del conservatorio y organizadora de esta cita musical, Natalia Perales, recordó que este ciclo tuvo su germen cuando ella conoció el trabajo que las monjas de Cristo Rey realizaban en Senegal, con personas desfavorecidas que no tenían recursos para comer, estudiar o tratarse ante los síntomas de una enfermedad. «En la primera edición se apadrinó a tres niños», dijo, añadiendo que en sucesivos años se ha ayudado a menores incluso a adquirir una prótesis, lo que ha propiciado que sus beneficiarios pudieran volver a caminar, entre otros muchos ejemplos.

«Animamos a la ciudadanía a que asista a este concierto solidario», dijo el concejal de Educación, Pedro Jesús López, durante la presentación del mismo. Y aprovechó la ocasión para ensalzar el trabajo de Natalia Perales en la organización de este evento, y del resto de profesionales del conservatorio, que año tras año siguen poniendo su granito de arena para ayudar a personas desfavorecidas, utilizando la música como vehículo.