Hoguera de la plaza Primero de Mayo. / ROMÁN

Cuatro hogueras de San Antón en Úbeda y dos en sus pedanías

Organizadas por diferentes colectivos ciudadanos, ayudaron a combatir el frío aunque se vieron deslucidas por la lluvia

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Pese a la lluvia, seis hogueras iluminaron ayer la noche por estos cerros con motivo de la víspera de la festividad de San Antonio Abad, conocido popularmente como San Antón. Cuatro estuvieron en Úbeda y el resto en dos de las cinco pedanías que dependen de la ciudad. Un número superior al del año pasado, en el que aún coleaban las restricciones de la pandemia, aunque inferior al de ediciones anteriores a 2020. Numerosos ciudadanos acudieron a la cita, eso sí, acercándose más que de costumbre al fuego para combatir el frío. Pero después ya fueron pocos los que aguantaron debido a la lluvia.

Como es habitual, la hoguera oficial del Ayuntamiento de Úbeda se ubicó en la plaza Primero de Mayo, ante el instituto Francisco de los Cobos, con servicio de bar gestionado por la cofradía de la Humildad. Paralelamente, la Asociación de Vecinos Barrio de San Pedro encendió su lumbre en la plaza de Santa Teresa de la barriada, la Asociación Cultural de Antiguos Alumnos de Don Bosco hizo lo propio en el colegio Salesianos y la Asociación de Vecinos Puerta del Sol tuvo su hoguera en el cruce de las calles Sabiote y Villacarrillo.

Respecto a las pedanías, hubo actos en la plaza de la Asunción de El Donadío y en el campo de fútbol de Veracruz. En todos los casos se encendieron a partir de las ocho y media de la tarde y se sirvió comida y bebida.

El Ayuntamiento, a través de su concejalía de Participación Ciudadana y Pedanías, colaboró con estos actos populares y tradicionales. Así, se movilizó a los servicios municipales de seguridad (Bomberos, Policía Local y Protección Civil), mantenimiento, limpieza y jardinería, y se aportaron materiales y suministros.

La concejala de Participación Ciudadana, Magdalena Urrutia, mostró su satisfacción por el hecho de que Úbeda se sumara un año más a la celebración de esta tradición, que da la bienvenida a los meses más fríos del año. Recordó igualmente que San Antón es también el patrón de los animales y que en su festividad es costumbre acudir a la iglesia con las mascotas para que sean bendecidas. Y entre otras tradiciones aludió a la de quemar ropa o enseres viejos para comenzar el año con nuevas ilusiones.