Visita a las obras de la autovía.

Los empresarios de Jaén y Albacete reivindican la finalización de la A-32

Temen un parón indefinido de las obras pendientes en ambas provincias tras la finalización de los tramos a punto de entrar en servicio

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Entendiendo que la unión hace la fuerza, los empresarios de Jaén y Albacete han sumado sus voces para pedir la finalización de la A-32, una infraestructura que consideran prioritaria para el desarrollo de los tejidos productivos de ambos territorios, además de un eje vertebrador y de conexión con otros puntos estratégicos del territorio nacional.

Esta unión se materializó ayer en Úbeda, donde el presidente de la Confederación de Empresarios de Jaén (CEJ), Bartolomé González, se reunió con su homólogo en la Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA), Artemio Pérez, para analizar la situación de las obras de la autovía a su paso por ambas provincias y definir una estrategia que sirva «para mantener vigentes las demandas en torno a una infraestructura vital para el desarrollo de Jaén y Albacete», según manifestó el primero.

El encuentro, que tuvo lugar en la sede de Alciser y contó con la presencia de los secretarios generales de CEJ, Mario Azañón, y de FEDA, Vicente García, además del vicepresidente de la patronal albaceteña, Antonio Atienzar, sirvió para tener una idea precisa del grado de ejecución de la A-32, de la que actualmente sólo se han finalizado 10 kilómetros en la provincia de Albacete y 49 en la provincia de Jaén (además de los 31 kilómetros que está previsto que entren en servicio en los primeros meses de 2022». Esto supone que, 25 años después de su puesta en marcha, apenas está en funcionamiento el 21% del trazado de la autovía Bailén-Albacete (233 kilómetros).

En este sentido, el presidente de la CEJ defendió la necesidad de hacer una «reivindicación formal y enérgica» ante lo que calificó como el «enésimo incumplimiento con esta provincia en materia de infraestructuras». «Debemos ser muy demandantes en este sentido porque no sólo está en juego una autovía, sino el futuro de un territorio en un momento decisivo ante la llegada de los fondos europeos de recuperación», dijo González.

Insistió igualmente en la importancia de contar con comunicaciones para lograr atraer el interés de los inversores y amplificar el efecto que los proyectos asociados a los fondos de recuperación puedan tener sobre la provincia. En este sentido, el presidente de los empresarios jienenses recordó que la conexión por autovía de Jaén y Albacete es una reivindicación que ha sumado el apoyo del propio presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, y de Javier González de Lara, presidente de la CEA.

Un proyecto clave

Para las dos provincias, a juicio de sus organizaciones empresariales, la A-32 supone un factor clave en activación económica y social de las poblaciones que forman parte de su trazado. Este impacto positivo no se realizará en su mayor parte mientras su ejecución no sea completa, pero sí es cierto que su escasa ejecución ya está beneficiando a algunos municipios de la provincia de Jaén.

En concreto, ya están comunicadas por esta autovía las poblaciones de Bailen, Linares, Ibros, Úbeda y, en breve plazo de tiempo, antes de finales de 2022, lo estarán Torreperogil, Villacarrillo y Villanueva del Arzobispo, entre otras.

Mientras, desde FEDA se lamentó que en la provincia de Albacete este efecto vertebrador todavía está por empezar, puesto que sólo está prevista a corto plazo la inauguración del tramo más próximo a la capital en el enlace con la A-30.

En cuanto al número total de municipios y población beneficiados por esta infraestructura, una vez completada en su totalidad, Jaén y Albacete están en niveles similares, con un total de 17 municipios y una población de 180.000 habitantes en cada una de ellas. Cabe añadir que la A-32 no sólo vertebrará dos provincias, sino que además tendrá un impacto positivo para tres comunidades autónomas: Andalucía, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana.

Es rentable

En la reunión también se analizaron otros parámetros. Así, tomando como referencia precios de tramos ya licitados, los empresarios estiman que los 140 kilómetros pendientes de ejecución tendrán un coste superior a los 630 millones de euros.

Esta inversión se ha de confrontar con dos vectores clave que justifican sobradamente su viabilidad y urgencia de ejecución inmediata. En primer lugar, la mejora en competitividad que supone, para el transporte de mercancías por carretera y en consecuencia para el coste de las mercancías transportadas, reducir en cerca de 60 kilómetros la distancia a recorrer entre Andalucía y Levante, optando por la A-32 en lugar de la A-4.

FEDA y CEJ estiman que, basándose en un trasvase de un 35% del tráfico de la A-4 hacia la A-32, el impacto económico de esta mejora en competitividad asciende a 60 millones de euros anuales. Desde el punto de vista puramente económico, la finalización de la A-32 está totalmente justificada, no sólo por el corto plazo de recuperación de la inversión de apenas diez años, sino por la pérdida de competitividad que implica cada año que pasa sin que el trazado esté realmente finalizado.

Igualmente, en la reunión se abordó el impacto ambiental, concluyendo que esta infraestructura supone una reducción del mismo, al acortar la distancia a recorrer, tanto para vehículos pesados como ligeros, traduciéndose en un ahorro energético cuantificable, con una reducción anual de más de 24 millones de litros de combustible consumidos y una reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera próxima las 4.000 toneladas.

De alta urgencia

Finalizada la reunión, las dos patronales quisieron manifestar, a manera de conclusión, que desde todos los puntos de vista, tanto por cuestiones puramente económicas, como por su trascendencia a nivel ambiental y social, la completa ejecución de la A-32 es un proyecto de alta urgencia y prioridad.

Para darle todavía más peso a este llamamiento por la finalización de la A-32, aseguraron que hay que tener presente que se trata de la infraestructura que permitirá, al menor coste posible, unir los dos principales puertos de la península, el de Algeciras y el de Valencia.

Subrayaron igualmente que gracias a la A-32 y su enlace por la A-31desde Albacete hasta La Encina, el Corredor del Mediterráneo tendrá una inmediata continuidad hasta el sur peninsular, poniendo inmediatamente al sur de España en una posición más competitiva en el escenario europeo.

«Pasados 25 años desde su inicio y con un inexplicable retraso en su ejecución, después de numerosas mociones políticas y manifestaciones desde todos los ámbitos reclamándola, desde las confederaciones empresariales de Jaén y Albacete, modestamente, pero con firmeza y rotundidad, se exige la urgente finalización de la A-32», finalizaron.

Reunión de los representantes de los empresarios de Jaén y Albacete. / ROMÁN

Ejecución insuficiente, desigual y dilatada en el tiempo

La inauguración del primer tramo ejecutado (Bailén-Linares) tuvo lugar en el año 1996. Veintiún años después, el estado de ejecución de la A-32 deja mucho que desear. El trazado proyectado supone un total de 235 kilómetros, de los cuales 133 están en la provincia de Jaén y 102 en la de Albacete.

De los 235 kilómetros, se han ejecutado 45 y están próximos a su inauguración 50 más, es decir, quedan pendientes 140 kilómetros, un 60% del total. Provincialmente, la ejecución es muy desigual. En la provincia de Jaén quedan pendientes 49 kilómetros, sólo un 37% de su trazado, mientras que en la de Albacete hay pendientes 91 kilómetros, es decir, un 90% del total.

Tras la reunión, los representantes de CEJ y FEDA se desplazaron a las obras de la A-32 en el tramo de Torreperogil-Villacarrillo para conocer su estado actual, que está previsto que entre en servicio en el primer trimestre de 2022.