Ambiente en el Hospital de Santiago durante el encuentro. / ROMÁN

El Encuentro Nacional de Encajes regresó con fuerza

Reunió en el Hospital de Santiago a más de medio millar de personas procedentes de distintos puntos de la geografía nacional

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El Hospital de Santiago acogió ayer la vigésimo primera edición del Encuentro Nacional de Encajes, que regresó este año tras la ausencia motivada por la pandemia. Preciosas labores volvieron a inundar el centro cultural gracias a la organización de la Asociación de Encajeras de Úbeda, en colaboración con el Ayuntamiento.

Esta cita, que siempre cuenta con gran aceptación y participación, pretendió una vez más poner en valor el trabajo artesanal de las personas dedicadas a la realización de encajes en toda España, una tradición que ha logrado sobrevivir con el paso de los años, llegando a todos los públicos, sin importar la edad y el sexo. Precisamente, para promover la participación de hombres en este tipo de encuentros, la organización preparó un homenaje especial a aquellos participantes masculinos que acudieron a la cita, premiando a José Luis Hidalgo Ruiz, Antonio Terrón y Víctor Poveda.

En esta edición se dieron cita alrededor de quinientas participantes, procedentes de lugares de toda la geografía española. No en vano, es uno de los encuentros, especializados en esta temática, más reconocidos y consolidados de Andalucía. Según los premios otorgados ayer, el grupo más numeroso procedió de Puertollano y el que llegó desde más lejos fue el de Fraga. También se galardonó a la encajera de mayor edad, que fue Virtudes Gómez Aibar. Además, las primeras 150 personas inscritas tuvieron como obsequio un lote de la casa PUIG y todos los participantes del evento recibieron un 'picado' elaborado por Elena Díaz, para la confección de un monedero.

Junto a la exhibición del encaje de bolillo, el encuentro contó con una exposición de trabajos realizados, un taller de frivolité, un taller de patchwork y un mercadillo con todos los productos necesarios para elaborar estas obras de arte en forma de magníficos encajes, además de productos ya terminados.

Un año más se llevó a cabo un concurso fotográfico, que llegó a su quinta edición ya convertido a la modalidad de certamen y que estuvo promovido por la Asociación Gran Angular. De entre todas las fotografías presentadas, la Asociación de Encajeras de la ciudad seleccionará una para ilustrar el cartel anunciador de la edición de 2023 y todo el material recibido será exhibido en una exposición posterior.

La cita también tuvo tintes solidarios, razón por la que se ubicó una mesa para recaudar alimentos no perecederos así como productos de higiene personal y de limpieza para el hogar, con destino a Cáritas.

La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, que dio la bienvenida a los presentes acompañada por la concejala de Participación Ciudadana, Magdalena Urrutia, destacó que este encuentro resulta de gran atractivo para la agenda de la ciudad, pero además es una actividad dinamizadora desde el punto de vista cultural, turístico, económico y comercial, ya que muchos de los asistentes se alojan en los hoteles y realizan compras en el comercio de la ciudad.