Fallece una de las personas que fueron atropelladas en el barrio de La Alameda

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de julio./ROMÁN
Los hechos ocurrieron el pasado 17 de julio. / ROMÁN

La familia pide justicia y no entiende que el conductor esté «en la calle»

ALBERTO ROMÁNÚbeda

A primera hora de la mañana de ayer jueves falleció una de las seis personas, todas de la misma familia, que fueron atropelladas en la noche del pasado miércoles 17 de julio en la calle Alameda de Úbeda, situada en el barrio del mismo nombre. Se trata de una mujer de 73 años que, tras permanecer dos semanas debatiéndose entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Juan de la Cruz, no pudo superar la gravedad de las lesiones.

«Estaba reventada por dentro», aseguró a IDEAL Jesús Delgado Ruiz, uno de los hijos de la víctima, aún sin poder creer lo ocurrido y menos aún que el conductor del vehículo, de 27 años de edad, fuera puesto en libertad con cargos un día y medio después de producirse los hechos y de ser detenido. «¿Cómo pudieron dejarlo en la calle?», se preguntaba una y otra vez, pidiendo justicia ante lo ocurrido. «Que lo metan en prisión lo antes posible para que esto no vaya más lejos», añadió.

Otros cinco familiares de Jesús Delgado precisaron asistencia sanitaria aquella noche. Mientras su madre estaba en coma, su hermano mayor y su padre tuvieron que ser trasladados a dos centros hospitalarios de la capital, en concreto al Hospital Neurotraumatológico y al Hospital de Jaén. Según contó, el primero fue intervenido quirúrgicamente de múltiples fracturas en la rodilla y están a la espera de ver cómo evoluciona, de nuevo en el San Juan de la Cruz, temiendo «que pueda perder la pierna»; mientras que el segundo recibió el alta hace unos días y aún se esta recuperando. Dos hermanos más de Jesús y un sobrino menor de edad solo sufrieron heridas leves y no llegaron a ser ingresados.

Los hechos ocurrieron a eso de las 21:45 horas del miércoles 17 de julio, según confirmó entonces el servicio coordinado de Emergencias 112 Andalucía. En ese momento, varios testigos informaron al teléfono único de emergencias que se había producido un accidente en la calle Alameda y solicitaban asistencia sanitaria para varias personas heridas. Por ello se alertó de inmediato a servicios sanitarios y fuerzas de seguridad.

Según el relato de algunos testigos, un coche acabó subiéndose a la acera y llevándose por delante a varias personas que estaban allí, ante lo cual otros comenzaron a golpear el vehículo, causándole destrozos, y a amedrentar a sus ocupantes, que eran tres. Una muchedumbre se fue concentrando en el lugar, incrementándose la tensión entre las partes implicadas, cuyas diferencias venían de atrás.

El conductor fue detenido y puesto a disposición judicial el viernes 19 tras pasar en dependencias policiales la noche del miércoles 17 y todo el jueves 18. El juzgado mixto número 3 de Úbeda decretó libertad con cargos. Desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) indicaron entonces que la jueza no concretó los cargos a expensas del avance de la investigación.

La decisión se tomó tras las versiones contradictorias adjuntadas por la Policía Nacional, ya que había testigos que apuntaban a que el atropello múltiple se produjo después de que un grupo de personas se echara encima del vehículo donde viajaba el detenido, su novia y un familiar, lo cual provocó el accidente, mientras que otros testigos señalaban que fue el vehículo el que arremetió directamente contra las personas que se encontraban en ese momento en la calle.

Jesús Delgado Ruiz, que trabaja fuera y se trasladó rápidamente hasta Úbeda al conocer el fallecimiento de su madre, no entiende la decisión del juzgado. «Dicen que mi hermano metió la mano por la ventanilla y agarró el volante, pero eso es totalmente imposible por la velocidad que llevaba», aseguró, añadiendo que para arrancar de la acera el pinete que el coche se llevó por delante hay que ir a muchos kilómetros por hora. De esta forma, dijo no comprender el dictamen de la jueza y comentó que hay testigos que vieron realmente lo que ocurrió «pero no quieren bajar a declarar por temor».

Tensión

La Policía Nacional confirmó en su momento que el detenido y los atropellados eran conocidos y entre ellos existían «viejas rencillas y enfrentamientos» que se habrían saldado con un nuevo capítulo. Al respecto, Jesús reconoció que ambas familias habían tenido diferencias previamente, «pero eso no justifica que se tire con el coche sobre mis padres y mis hermanos por el simple hecho de que estuvieran en la calle». Las fuerzas de seguridad llevan dos semanas alerta por la tensión generada tras el atropello, ahora incrementada con este fallecimiento.