Nono Granero durante el taller con usuarios del Centro Ocupacional.

'Los que faltaban', taller de animación a la lectura para usuarios del Centro Ocupacional

Impartido por Nono Granero y enmarcado en el proyecto Biblioteca del Nautilus de San Lorenzo, consta de ocho sesiones

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El Centro Ocupacional acogió en la mañana del martes una de las sesiones enmarcadas en la programación de talleres de animación a la lectura para los usuarios, denominados 'Los que faltaban', que imparte el ilustrador y escritor ubetense Nono Granero. Una actividad en la que también participan la Fundación Huerta de San Antonio, la Obra Social La Caixa y el área municipal de Bienestar Social. La responsable de esta última, Natalia Pérez Merino, agradeció que este proyecto que se está desarrollando en el centro tenga tan buena acogida por parte de los usuarios, «lo que es sin duda un aliciente para seguir trabajando en acciones de este tipo tan ilusionantes».

Por su parte, Manuel Berlanga, en representación de la Fundación Huerta de San Antonio, resaltó que actividades como esta dan sentido a la filosofía de trabajo de la entidad. Y matizó que este proyecto es mucho más amplio y contempla la creación, en el coro de San Lorenzo, de la denominada Biblioteca del Nautilus, un espacio-biblioteca en torno a la figura del escritor ubetense Antonio Muñoz Molina, dotado con la exposición 'De Úbeda a Mágina, la forja de un escritor', así como del mobiliario, libros y enseres necesarios para el desarrollo de diferentes actividades y talleres relacionados con la literatura y el fomento de la lectura. Especialmente destinados a menores en riesgo de exclusión, personas con discapacidad y mayores, desarrollando en ellos el interés y el gusto por la lectura, enseñándoles a hablar de libros, acostumbrando a los participantes a la conversación y a la escucha y, de esta manera, aprender a expresar y compartir emociones.

Y el director de La Caixa en Úbeda, Lázaro Honrubia Martínez, destacó la colaboración de la entidad bancaria en esta acción social, una de las tantas que en la Obra Social La Caixa abandera en la ciudad, apostando por iniciativas de este tipo que parten tanto de la administración local como de colectivos.

En cuanto a la metodología del proyecto, Nono Granero explicó que este taller de animación a la lectura se compone de ocho sesiones. Estarán más enfocadas al tipo de libro-álbum, en el que es importante el texto que aparece y las imágenes que lo acompañan. Un instrumento ideal, por tanto, para acercar la lectura a quienes leen con dificultad. «Me parece que es un libro estupendo para tener experiencias estéticas a todos los niveles, como el texto, la imagen, el soporte y el propio lector», aseguró. Y puntualizó que en este tipo de libros el lector puede encontrar un modo distinto de interpretar la historia y «eso es lo que pensamos que podía darnos mucho juego en el Centro Ocupacional».

Las sesiones se trabajan en lecturas grupales y cada día se selecciona un tema y los libros adecuados para abordarlo. «Empezamos con libros en los que se exploraba el mecanismo de lectura, para que fuéramos desentrañando la secuencia de imágenes», incidió. La idea, avanzó Nono Granero, es que los alumnos elaboren sus propios libros y tener un espacio en la Biblioteca del Nautilus, compartiendo con otras personas sus propios trabajos realizados en los talleres.