Actuación de la Compañía de Títeres Miguel Pino con Peneque el Valiente. / ROMÁN

El Festival de Títeres cerró su décima edición con una gran fiesta para toda la familia

Se contó con Peneque y sus amigos, integrantes de la banda joven de la Agrupación Musical Ubetense y Los Salpiñoni

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Una gran fiesta organizada desde el escenario del Teatro Ideal Cinema sirvió para clausurar la décima edición del Festival de Títeres 'Ciudad de Úbeda', una cita convertida ya en todo un clásico de la Navidad ubetense que no quiso dejar pasar la oportunidad de celebrar su primera década de existencia. Y es que, en los tiempos que corren, no está de más festejar la continuidad de un evento que, además, para gran parte del público supone su primer contacto con las artes escénicas y la cultura, en esta caso en forma de marionetas.

Como anfitrión de este cumpleaños estuvo uno de los personajes más queridos por los niños, Peneque el Valiente, el títere que lleva más de sesenta años corriendo mil aventuras y haciendo al público partícipe de las mismas gracias al buen trabajo y el compromiso de la Compañía Miguel Pino, que además organiza el festival de la mano de la Concejalía de Cultura. Y para una ocasión tan especial, junto a sus inseparables Señor Pino y Tina Madrina, se trajo a un grupo de buenos amigos, como fue el caso de algunos músicos de la banda joven de la Agrupación Musical Ubetense dirigidos por Cristóbal López Gándara, abriendo la función con algunos villancicos, y el grupo de payasos Los Salpiñoni, animando el arranque con sus parodias, juegos y canciones.

Después, desde el pequeño escenario de los títeres, Peneque vivió una de sus clásicas aventuras, demostrando que sigue en muy buena forma pese a sus más de seis décadas de trayectoria. Su lenguaje es universal y por eso nunca pasará de moda. Contó además con la colaboración de Cristóbal López Gándara, poniendo banda sonora a la historia. Y al final, con el numeroso público asistente como invitado a esta celebración, todos los participantes salieron al escenario con una enorme tarta para entonar el «cumpleaños feliz» por las diez ediciones del Festival de Títeres 'Ciudad de Úbeda'.

Finalizó así una intensa programación que puso sobre las tablas del Ideal Cinema un total de seis montajes protagonizados por cinco compañías procedentes de diferentes puntos de la geografía nacional. Espectáculos en los que, además, el público pudo ver distintas técnicas de manejar los personajes.

Además de la clausura, la veterana Compañía de Títeres Miguel Pino inauguró el ciclo con su nueva propuesta 'El corazón que mueve la ópera', que acercó el género del 'bel canto' a los presentes, incluyendo además la participación de un pianista y un cantante. Por otro lado, se pudo disfrutar de 'Pit sin miedo' a cargo de Xarop Teatro y de 'La princesa o no' por Proyecto Caravana. Y en la recta final llegaron 'Tresojos, el perro galáctico' de la compañía Pequeños Duendes y 'Los títeres de Caperucita Roja' de Teatro de Pocas Luces.

El Festival de Títeres está pensado para compartir en familia en unas fechas tan entrañables como las navideñas. El evento siempre ha tenido una calidad excelente, motivo por el que suele contar con el respaldo del público.