La Fundación Huerta de San Antonio organiza la verbena de San Lorenzo

La Fundación Huerta de San Antonio organiza la verbena de San Lorenzo

La fundación pretende promuever la protección de las huertas y reconstruir la iglesia para convertirlas en destinos turísticos de la ciudad de Úbeda

JESÚS JIMÉNEZ

La Fundación Huerta de San Antonio organizó el pasado viernes 9 una verbena debido a la cercanía del día de San Lorenzo (día 10), dónde niños y mayores pudieron disfrutar de una noche agradable en uno de los edificios más importantes de la ciudad de Úbeda. Pero el principal motivo de esta actividad fue poner de manifiesto la necesidad de mantener un debate sobre el futuro de la cornisa sur de Úbeda, uno de los destinos turísticos más infravalorados de la ciudad y que necesita estar integrado en un proyecto de ciudad sostenible y moderna.

Fundación

La fundación alertó que en la actualidad solamente un tercio (siendo muy optimistas) del espacio limitado como huerta continúa en actividad, otro tercio está abandonado y el resto ocupado por el olivar. Por tanto, consideran «prioritario reunir una masa crítica de propietarios concienciados, generosos y dispuestos a desarrollar junto con autoridades y asociaciones esa visión integrada e integradora que no cuente solamente en euros la importancia de este espacio mágico». Para ello sería necesario trabajar en planes de protección que no solo se basen en las posibilidades agropecuarias, sino también en las educativas, turísticas y medioambientales.

Descuidar y a abandonar estos cultivos sería un crimen, debido al gran valor arqueológico y cultural que atesoran. Su valor cultural está conformado por los métodos para elaborar sistemas de irrigación, conocimiento sobre semillas endógenas de productos poco habituales, la gran belleza de la estampa paisajística que atesora, los peculiares sistemas de captación de aguas, acequias, minados y albercas y los restos arqueológicos de villas romanas e iglesias de extramuros, entre otras cosas.

Manuel Berlanga, fundador de la asociación, aseguró que todas las actividades realizadas alrededor de la iglesia de San Lorenzo permiten disfrutar a los ciudadanos de la belleza que posee este monumento, a la vez que se consigue «recuperar el patrimonio entre todos». Berlanga también aprovechó para destacar la capacidad de la fundación de «aprovechar cualquier espacio que sea descubierto, como las criptas».

La Fundación Huerta de San Antonio solicitó llevar a cabo una actuación similar a la del Parque Norte. De esta manera, se propone la creación de un nuevo espacio de esparcimiento a Úbeda donde aunar ética y estética, historia y presente, naturaleza y vida ciudadana, coherente con una ciudad moderna, cuyas bases sean la defensa del paisaje cultural, una política ambiental sostenible y la protección del patrimonio etnográfico.

La verbena se celebró en el mirador de San Lorenzo, lugar situado en el adarve de una muralla almohade y desde el que se pueden disfrutar de unas espectaculares vistas. Todos los beneficios obtenidos serán dedicados a recuperar la puerta principal de la Iglesia

En La verbena de San Lorenzo estuvo acompañada de la actuación de la compañía teatral de microteatro 'El Atrio', formada por actores ubetenses que deleitaron al público con dos obras cuya principal protagonista era la muerte y la reflexión.

El tema era más que adecuado si tenemos en cuenta que ambas representaciones fueron realizadas en las criptas de San Lorenzo, un espacio poco conocido por los habitantes de la localidad y que aportaba una ambientación tétrica inmejorable para sumergir al público en la trama.

Representaciones

La primera obra representada fue 'la muerte de Lennin', dónde a través del diálogo con la momia del líder bolchevique se critica la pérdida de valores en el mundo actual con un claro tono humorístico. Es, en definitiva, un viaje a crónicas del pasado que aún permanecen en el inconsciente colectivo de muchos y que regresa, irremediablemente, a nuestra más contemporánea realidad

La segunda obra, 'Carta de fuera', centra su trama en dos amigos que viven juntos sin salir de casa. A medida que avanza la obra, y gracias a una disparatada y divertida conversación, pronto los espectadores pudieron darse cuenta de que algo raro estaba ocurriendo. Finalmente, la obra llega a su cénit cuando el cartero deja un acta de defunción, en la que se descubre que son los propios protagonistas los que han fallecido.

Los asistentes pudieron disfrutar de la obra en pequeños grupos de 10 a 15 personas, lo que le otorgó al espectáculo una mayor sensación de intimidad y cercanía entre el público y los actores, por lo que fue mucho más fácil asimilar los conceptos que los artistas locales quisieron transmitir.

Finalmente, cabe destacar la inicativa 'Abierto por obras', que pretende hacer partícipe a los ciudadanos de la reconstrucción y descubrimiento de la iglesia San Lorenzo, a través de todas las actividades que la Fundación Huerto de San atonio está llevando a cabo durante este verano, como es el caso de 'San Lorenzo con los cinco sentidos', unas cenas cuyos beneficios se dedican a la reparación de la puerta central del edificio.

Temas

Úbeda