Mike Edison y Guadalupe Plata en el Ideal Cinema. / ROMÁN

Guadalupe Plata y Mike Edison presentaron su primer trabajo conjunto

El concierto arrancó con una versión del 'Stabat Mater' dedicado a la cofradía de la Soledad

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Si antes del martes alguien me dice que asistiría a un concierto de rock (o de blues, o de lo que sea) y que éste comenzaría con el sonido del 'Stabat Mater' dedicado a la la cofradía de la Soledad, directamente le habría recomendado un chequeo de cuello para arriba. ¿Cómo va a cuadrar entre amplificadores, cables, micrófonos y focos de colores esta pieza anclada en la memoria colectiva de toda una ciudad, tan histórica que su origen y autoría se pierden a lo largo del siglo XIX? Pues sí cuadra, sí. Y lo hace por obra y gracia del dúo ubetense Guadalupe Plata, que no solo gusta de escarbar en las raíces del blues, sino también en las propias.

Carlos Jimena y Pedro de Dios asomaron al escenario del Teatro Ideal Cinema. Sin mediar palabra, el primero comenzó a marcar en el plato de la batería el característico e incesante tintineo de la campanilla cofrade, mientras el segundo se enfundó la guitarra y comenzó a puntear las características notas que tanta emoción añaden al Viernes Santo ubetense. Una composición sencilla y corta pero desgarradora, con un par de giros de vello de punta, que en manos de Guadalupe Plata adquiere otra dimensión, entre el norte de América y el sur de Europa. Esta versión lo mismo podría servir de banda sonora para un duelo en plan 'western' de película de Tarantino que para una escena de procesión filmada por Tornatore.

Así, ni más ni menos, comenzó el concierto de los Guadalupe, que presentaron en casa su último trabajo 'The devil can't do you no harm', cocinado a seis manos gracias a la alianza con el cantante de blues, multiinstrumentista y escritor Mike Edison. El estadounidense subió al escenario junto a Pedro de Dios y Carlos Jimena para desgranar una colección de temas propios y piezas tradicionales del gospel blues que andan luciendo orgullosos por locales de todo el territorio nacional donde las entradas vuelan.

Una gira que terminaron de hornear durante varios días de estancia en Úbeda que sirvieron para rematar algunos temas y para que el visitante conociera la cuna de sus dos anfitriones, junto a sus bondades históricas, monumentales y gastronómicas. En su comparecencia ante el público ubetense no tardo en confesarse enamorado de la ciudad.

Para el grupo fue un orgullo poder presentar ante sus paisanos este proyecto en el que Edison ha puesto una parte muy espiritual en los sonidos y la banda ha aportado oscuridad a la melodía, una fusión que el público asistente pudo disfrutar en directo en el Ideal Cinema, espacio que propició un ambiente más íntimo y que se prestó a ese halo del espectáculo de «misa funesta» que han logrado.

En esta gira, Mike, Carlos y Perico tienen como objetivo unir dos historias musicales que se han alineado y cohesionado a la perfección. Y lo anuncian con un cartel donde, al igual que en la portada del disco, aparece San Miguel Arcángel eliminando al demonio. Una vez más, no es casual la presencia del patrón de Úbeda.