Rancapino Chico y Paco Cepero en el auditorio del Hospital de Santiago. / ROMÁN

Homenaje al guitarrista Paco Cepero durante un recital junto a Rancapino Chico

El público abarrotó el auditorio del Hospital de Santiago en esta nueva cita organizada por la Asociación Cultural Flamenca de Úbeda

ALBERTO ROMÁN Úbeda

La Asociación Cultural Flamenca de Úbeda convocó de nuevo a los aficionados de la ciudad y el entorno para disfrutar de un recital de calidad. Pero en esta ocasión, además, la cita tuvo un cariz muy especial, ya que durante el concierto se rindió homenaje al maestro de la guitarra Paco Cepero, auténtico referente de los escenarios por su buen hacer y por su capacidad de adaptarse y ponerse al servicio de los cantes y los cantaores, por diferentes que sean. Es también reseñable su trayectoria como autor de marchas y canciones, especialmente para el cante flamenco.

A sus 80 años y tras haber acompañado a los más grandes, el músico jerezano se mantiene en plena forma, y así lo demostró ante un público que abarrotó el auditorio del Hospital de Santiago. No era para menos, pues la réplica al cante la puso Rancapino Chico, heredero del arte de su padre, el gran Rancapino, pero dueño de sus propios modos.

Jerez y Chiclana de la Frontera se dieron así la mano sobre el escenario durante un recital memorable que levantó al respetable en más de una ocasión. Porque voz y guitarra empastaron a la perfección. El concierto contó con el patrocino del Ayuntamiento de Úbeda, a través de su área de Cultura, y la colaboración del Instituto Andaluz del Flamenco en los días previos a la conmemoración del Día del Flamenco en Andalucía (16 de noviembre).