Estado de la calle Corredera de San Fernando. / DIEGO GODOY

La huelga de transporte retrasa las obras que están en marcha, como las de la Corredera

La calle no estará terminada para Semana Santa pero sí se preparará para permitir el paso de las procesiones y los peatones

ALBERTO ROMÁN Úbeda

La huelga de transportes y la falta de suministros derivada de este hecho está afectando a diferentes obras que se están realizando actualmente en la localidad, entre ellas las de la calle Corredera de San Fernando, una arteria principal del municipio que no estará terminada completamente para la próxima Semana Santa, tal y como se preveía, pero sí se preparará para permitir el paso de las distintas procesiones. Así lo manifestó la alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, quien hizo balance de las intervenciones activas y del retraso que sufren.

La regidora manifestó que era necesario comunicar este problema a la ciudadanía, para que tenga conocimiento de ello. Y es que, la huelga está ocasionando que muchas actuaciones se vean ralentizadas o incluso paralizadas. «Entendíamos que ante esta situación, que se está prolongando en el tiempo, teníamos que informar», dijo, detallando las obras de la ciudad que se han visto afectas y concretando en qué grado.

Una de las intervenciones más significativas e importantes es la de la Corredera, el eje que une la céntrica plaza de Andalucía y el mercado de abastos. Está a punto de concluir, pues se encuentra al 95% de su ejecución. En concreto, falta adecentar el punto en el que la calle confluye con la Cruz de Hierro, la plaza Gallego Díaz y la calle Montiel, donde se trabaja actualmente al ritmo que permite la disponibilidad de material.

La actuación se inició el 10 de mayo de 2021, con un periodo de ejecución de nueve meses. Un plazo que se ha visto modificado, primero porque al inicio de la obra se descubrió un banco de piedra subterráneo a lo largo de toda la Corredera que hizo modificar todo el plan de trabajo. Y ahora por la falta de suministros a nivel general.

Ante esta situación, se ha concedido una prórroga a la empresa para que concluya de manera óptima la intervención. Pese a las circunstancias, la alcaldesa aseguró que los itinerarios de Semana Santa seguirán según lo previsto, ya que se ha buscado una solución de emergencia para que puedan darse las condiciones adecuadas. «La Corredera estará abierta al paso, no como obra terminada o para el paso de vehículos, solo para viandantes y desfiles procesionales», subrayó.

Se trata de una intervención enmarcada en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, que tiene un presupuesto de 1,5 millones de euros (cofinanciada en un 80% por Fondos Feder y un en 20% por el Ayuntamiento de Úbeda).

San Nicolás, Cristo Rey y 28 de Febrero

Por otro lado, Olivares se centró en la calle San Nicolás, que actualmente, a simple vista, se encuentra terminada pero cerrada al tráfico. Es así porque se está a la espera de que la empresa Endesa incorpore el suministro e instale la línea soterrada de distribución de baja tensión. «La huelga de transportistas ha hecho que el material necesario para acometer esa infraestructura no esté disponible, y por lo tanto no podemos abrir esta calle al tráfico hasta que esta línea de baja tensión esté terminada», explicó.

Otra de las obras afectadas por el contexto social que se está viviendo es la de mejora de la red de saneamiento de las avenidas Cristo Rey y 28 de Febrero. Se trata de una actuación que está en su fase final y que culminará con la realización de una pequeña plaza para embellecer la mejora de 28 de Febrero.

La inversión es de 100.000 euros, comenzó el 25 de enero y se establecieron dos meses como plazo de ejecución. «La obra, actualmente, no se puede finalizar puesto que no hay material necesario», comentó, añadiendo que también es imposible, por la situación general, transportar la tierra que se está extrayendo de la zona y llevarla al vertedero.

Edificios históricos

Olivares se detuvo también en dos edificios que igualmente han visto comprometida, temporalmente, su rehabilitación y mejora, como es el Palacio Vázquez de Molina y el Hospital de Santiago. En cuando a la casa consistorial, destacó que se está trabajando en demoliciones y desmontado a un ritmo más lento de lo normal, puesto que en este momento resulta imposible retirar los contenedores de residuos generados por la obra y también hay falta de suministros.

Y sobre el centro cultural Hospital de Santiago, explicó que actualmente se están realizando pequeños trabajos de obra civil y acondicionamiento. Ahora la actuación se encuentra paralizada puesto que la empresa que suministraba los climatizadores lleva cerrada desde el 14 de marzo por la situación actual y el envío está pendiente.

Plan de pavimentación

Respecto al Plan de Pavimentación de Viales, que está a cargo de los planes provinciales de 2021 de la Diputación, su presupuesto es de casi 296.118 euros e incluye la intervención en la avenida de Cristóbal Cantero, parte de la carretera de la Circunvalación y el polígono de la Alberquilla. La obra comenzó en diciembre de 2021 y tuvo que pararse a principios de enero, porque la dirección técnica y la empresa adjudicataria estimaron que no se daban las condiciones meteorológicas idóneas para que el asfaltado quedara en las mejores condiciones, sobre todo en lo que afecta al carril bici, que es más delicado.

La previsión del Ayuntamiento era iniciar de nuevo los trabajos el 1 de marzo, como sucedió, continuando con el fresado de las calles. Pero las obras se han visto afectadas por las últimas lluvias y el parón en el sector de los transportes. El plan tenía que estar ejecutado para el 10 de abril, pero con los actuales acontecimientos esta fecha sufrirá una prórroga, estimando que sea para mayo cuando la intervención quede acabada, si las circunstancias lo permiten.

Circunvalación

La regidora finalizó con la actuación de mejora del nuevo trazado de la red de abastecimiento por la carretera de circunvalación, que afecta a sectores del barrio de San Pedro. Se trata de una obra que tiene un presupuesto de casi 91.500 euros y consiste en la realización de un nuevo trazado de la red de abastecimiento, que en la actualidad pasa por la calle Navas de Tolosa. Comenzó en enero y le quedan alrededor de cinco días para concluir, pero actualmente es imposible por la huelga, ya que no se puede retirar la tierra sobrante.

La alcaldesa finalizó resaltando que en Úbeda no se recuerdan unos años tan fructíferos en materia de inversión e intervenciones, y más teniendo en cuenta la pandemia. «Estamos preparados, junto a todas las empresas, para que en cuanto se suprima la huelga de transportes agilicemos al máximo todas estas obras, y que la ciudadanía ubetense tenga los menores problemas en cuanto a las intervenciones y a la circulación. Y espero que se entienda que son circunstancias sobrevenidas, ajenas al gobierno local y a nuestra voluntad», apostilló.

Vista de la calle San Nicolás. / ROMÁN

Temas

Úbeda