Jesús Maeso recibió el premio a la mejor novela histórica en la Semana Negra de Gijón

Jesús Maeso, en el centro, entre el resto de premiados./EFE
Jesús Maeso, en el centro, entre el resto de premiados. / EFE

Lo logró gracias a 'Comanche', un relato sobre los españoles que conquistaron el suroeste norteamericano

ALBERTO ROMÁNÚbeda

El escritor ubetense Jesús Maeso de la Torre fue galardonado con el Premio Espartaco a la mejor novela histórica dentro de la trigésimo segunda edición de la Semana Negra de Gijón. Un premio obtenido gracias a 'Comanche', un relato sobre los españoles que conquistaron el suroeste norteamericano. El autor estuvo en la ciudad asturiana presentando su trabajo y pudo conocer 'in situ' la concesión de este nuevo galardón, de los pocos que le faltaban del género histórico en su cada vez más poblada vitrina de reconocimientos.

'Comanche' trata sobre la presencia española en la historia de Estados Unidos. La trama está ambientada en Nueva España en las últimas décadas del siglo XVIII y recorre los territorios de Tejas, Nuevo México, Arkansas, Montana, Mississippi y California, que pertenecieron al Imperio español durante tres siglos. A través de tres personajes (el capitán de los regimientos llamados dragones del rey, Martín de Arellano, la joven apache Wasakíe y la princesa de Alaska, Aolani), Jesús Maeso de la Torre revive las correrías de los dragones españoles tras los indios, la vida en los presidios y el gran esfuerzo que hizo la Corona por mantener su influencia en el sudoeste de los Estados Unidos.

Junto al ubetense también fueron galardonados el pamplonés de origen catalán Carlos Bassas del Rey, quien ganó el Premio Dashiel Hammett de novela de género negro por 'Justo' y compartió trofeo con el argentino Juan Sasturain por 'El último Hammett'; el coruñés Nacho Carretero, que recibió el Premio Rodolfo Walsh al mejor relato policial basado en hechos reales por 'En el corredor de la muerte'; el leonés Luis Artigue, que obtuvo el Premio Celsius a la mejor novela de ciencia ficción y fantasía por 'Donde siempre es medianoche'; y Enrique Llamas, que logró el Premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela negra por 'Los Caín'.