Autorretrato de Marcelo Góngoira en un espejo. / MARCELO GÓNGORA

San Lorenzo inaugura hoy una exposición fotográfica de Marcelo Góngora Ramos

Permitirá descubrir una faceta un tanto desconocida del recordado artista ubetense

ALBERTO ROMÁN Úbeda

La iglesia de San Lorenzo acogerá a partir de este jueves, día 16 de diciembre, la exposición titulada 'El fotógrafo desconocido' de la que es protagonista el recordado artista ubetense Marcelo Góngora Ramos. Una muestra en la que se podrán ver algunas de las fotografías que realizó con su vieja cámara, en algunos casos como base para futuras pinturas o esculturas. La colección permitirá así descubrir una faceta artística de Góngora un tanto desconocida. En concreto, se compone de 30 instantáneas, la gran mayoría nunca antes expuestas en público. La exposición, promovida por la Fundación Huerta de San Antonio, se inaugurará a las ocho de la tarde y permanecerá abierta al público hasta febrero de 2022.

El pintor Marcelo Góngora Ramos (Úbeda, 1940-2014) desarrolló a lo largo de su vida artística una obra muy personal, fruto de una manera especial de contemplar y de interpretar la realidad. Las imágenes inquietantes que asoman en sus lienzos, envueltas en una neblina de ensueño y melancolía, hablan de un mundo de vivencias que se difuminan en el pasado pero que, a la vez, persisten en la memoria colectiva de los lugares y de las gentes que los habitan. Su pintura, como argumenta el escritor Antonio Muñoz Molina, «es al mismo tiempo el retrato de una época y el autorretrato de una imaginación seducida siempre por la belleza, volcada en la contemplación de lo visible y en la añoranza de lo desaparecido».

En esta contemplación de lo visible, Góngora se ayudó de la fotografía para atrapar aquellas imágenes que luego evocaría en sus cuadros. No pretendía que fuesen una obra artística en sí, eran más bien como una especie de boceto o «dibujo preparatorio» de sus posteriores creaciones. Sin embargo, después de contemplarlas, es imposible negarles dicha condición. La fotografía, además, tiene gran relevancia en el proceso creativo de Marcelo Góngora, quien hace uso de sus recursos, como es el desenfoque o la sobreimpresión, para recrear tan particulares mundos metafísicos, oníricos, turbadores...

Este mágico componente de sus composiciones plásticas es el que acentúa el pintor manchego Antonio López, quien aseguró que «Marcelo ha dicho cosas muy emocionantes en el territorio de la evocación, de la evocación del mundo real transformado, transformado de una forma poética». Ambos artistas compartieron experiencias artísticas similares y fueron considerados autores de lo que dio en llamarse el nuevo realismo español.