JUEVES 2 DE AGOSTO DE 2001: Los vecino de la Atalaya piden explicaciones al alcalde

JUEVES 2 DE AGOSTO DE 2001: Los vecino de la Atalaya piden explicaciones al alcalde
  • La propuesta del Ayuntamiento de ubicar una residencia para enfermos mentales en el barrio de la Atalaya ha provocado una situación de malestar entre los vecinos que se oponen a esta obra.

El terreno que sería ocupado por esta residencia fue cedido al Ayuntamiento por la propia urbanización para el desarrollo de proyectos de equipamiento social que beneficiase a los vecinos de dicha zona. La vecindad es consciente de la necesidad de consturir una residencia de estas características , pero rechazan la idea de ubicarla en este barrio.

Eugenio Gámez, representante en funciones de los vecinos, considera que hay razones suficientes para dudar de la idoneidad del emplazamiento para la ubicación de este centro. Apunta como principales causas para buscar otros espacios la escaseza de terreno disponible, unos 900 metros cuadrados, el temor de los vecinos a este tipo de enfermos y el freno al desarrollo económico de la zona que supondría la presencia de un centro de estas características en un barrio considerado de lujo. Además solicita al Ayuntamiento una explicación de por qué no se han barajado emplazamientos alternativos al de la Atalaya.

Eugenio Gámez no cree que la solución a este problema sea construir la residencia para enfermos mentales en otro barrio, sino buscar el lugar adecuado para su ubicación.

Respecto a la reunión mantenida la semana pasada por la asociación de vecinos con el alcade y el gerente de la asociación FAISEN, encargada del proyecto, el representante de los vecinos destaca que la versión del gerente de FAISEN fue "partidista" dado que no puede obviarse la problemática que se crearía entre los vecinos si finalmente se construye la residencia.

Esta residencia para enfermos mentales acogería a un total de 20 personas que desarrollarían sus actividades diarias acompañadas por sus cuidadores. Para ello, el centro debe contar con un espacio determinado dedicado a zonas verdes donde los enfermos disfrutasen de su tiempo libre. En este sentido, Eugenio Gámez considera que el terreno de la Atalaya es mínimo y que, por tanto, los enfermos pasarían parte de su tiempo en el futuro Parque Norte, lo cual crea cierta alarma entre los vecinos.

Hasta el momento no se ha concretado la fecha de inicio de las obras de la residencia ni ha quedado determinado el lugar de su ubicación.

Por otra parte, Eugenio Gámez se hace eco de las quejas de los vecinos por el "abandono absoluto del barrio por parte del Ayuntaminento". Esta zona cuenta con una serie de espacios reservados para la construcción de parques y zonas de ocio de las cuales carece el barrio. Además, no todas las calles están asfaltadas y la mayoría de las zonas sin construir constituyen un cúmulo de basura. A ello se añaden los impuestos astronómicos que pagan los residentes

Movilización vecinal

La Asociación de Vecinos de la Atalaya ha transmitido a los medios de comunicación su intención de emprender acciones legales para salvaguardar sus derechos, que aseguran no están siendo respetados por el Ayuntamiento.

Hasta el momento el barrio se ha mantenido en calma, pero no descartan la idea de salir a la calle para reivindicar lo que le pertenece.