Ocupan ilegalmente alguna de las viviendas protegidas de la calle Ariza, vacías desde hace año y medio

Ocupan ilegalmente alguna de las viviendas protegidas de la calle Ariza, vacías desde hace año y medio
  • El bloque de viviendas protegidas de la calle Ariza de Úbeda, que se encuentra finalizado y vacío desde hace más de año y medio, ha sido hoy objeto de una ocupación ilegal protagonizada por varias familias. Tras merodear por la zona repetidas veces, a media mañana han retirado parte de las vallas que impedían el acceso al patio central y se han metido dentro de alguno de los pisos cuya puerta principal previamente había sido forzada, pues estas viviendas vienen siendo objeto de saqueos y destrozos desde hace meses.

Distintas patrullas de la Policía Nacional y Policía Local se han personado en el lugar de los hechos en varias ocasiones, tanto por la mañana como por la tarde, aunque no han logrado que los 'okupas' depongan en su actitud. En cada visita de la autoridad, miembros de estas familias han reclamado su derecho a permanecer allí, diciendo no tener una casa en la que vivir mientras estas viviendas están vacías.

Al parecer, no se puede intervenir mientras no exista una denuncia formal de la propiedad del edificio. Y debe dilucidarse si la titularidad corresponde actualmente a la empresa constructora o a la Junta de Andalucía, algo que depende de si la obra está totalmente acabada y entregada o de si, por el contrario, aún no ha sido recepcionada por la administración autonómica.

Según testigos presenciales, las persianas de algunas de las habitaciones han sido levantadas y las ventanas se han abierto, viéndose ocupantes en su interior. Y además han asegurado que a lo largo del día se han escuchado fuertes golpes, lo que les ha hecho sospechar que pudieran estar forzándose otras viviendas, sobre las cuales cabe señalar que aún no tienen suministro de agua ni de electricidad.

Destrozos y robos

En este edificio de la calle Ariza hay un total de 22 pisos protegidos que, pese a que se sortearon hace más de año y medio, aún no tienen adjudicatarios definitivos, en la mayoría de los casos porque no consiguen un préstamo hipotecario. Ya se ha intentado con más de un centenar de familias que estaban en lista de espera. Y el problema añadido es que, mientras tanto, han sufrido numerosos destrozos, tanto en las zonas comunes como en el interior de algunas de las viviendas, de las cuales han desaparecido los sanitarios, los calentadores, las griferías e incluso los enchufes e interruptores.