El barrio de la Alameda reclama la atención del alcalde

  • La nueva junta directiva de la asociación de vecinos del barrio de la Alameda, cuya terna está integrada por Juan Hernández Muñoz como presidente, Emilio Moreno Latorre en el papel de secretario y David Delgado Ruiz con el cargo de tesorero, ha manifestado su indignación ante la situación de olvido que el barrio viene padeciendo por parte del Ayuntamiento.

El nuevo presidente reclamó ante la prensa una mayor atención consistorial que solvente las diferentes necesidades e inquietudes que el barrio alberga desde hace años. "Nosotros también estamos en el mapa de Úbeda", dijo Juan Hernández desde su malestar, que hilvanó una serie de problemas que precisan de una intervención inmediata: calles sin asfaltar, jardines sin mantenimiento, plagas de ratas, ausencia de vigilancia, zonas verdes inexistentes, pésimo alcantarillado y alumbrado en malas condiciones, abandono de parques en los que no se cumple la actual ley antitabaco o contenedores de recogida de muebles que llevan semanas esperando, por ejemplo.

La asociación de vecinos también espera buenas noticias en lo concerniente a la juventud, y es por eso que dice no entender cómo no se llevan a cabo actividades en el barrio orientadas a la formación, bien en forma de talleres o cursillos que favorezcan el desarrollo de los jóvenes.

En la misma línea, la preocupación ante la ocupación ilegal de viviendas sociales que se producen en esa zona de Úbeda marcó la comparecencia.

El número dos de Izquierda Unida, Luis Fernández, que estuvo presente en todo momento haciéndose eco de las denuncias vecinales, indicó haberse reunido anteriormente con el alcalde José Robles para que éste tuviera en cuenta la tendencia "okupa" que en La Alameda se viene produciendo. "Si el señor Robles ha cogido la concejalía de Seguridad ciudadana, que ponga orden en la ciudad", aseveró el edil.

IU se comprometió a visitar el barrio para recoger la opinión ciudadana y llevar a cabo un óptimo desarrollo de los presupuestos participativos, es decir, en el que los propios vecinos deciden en qué debe gastarse el dinero.

Desde la junta directiva se espera mantener pronto un encuentro con miembros del nuevo equipo de gobierno para poner sobre la mesa todos estos problemas de carencias, infraestructuras y necesidades perentorias.