Lento avance en la negociación para utilizar una parcela del ferial

Lento avance en la negociación para utilizar una parcela del ferial
  • La cuenta atrás para la Feria de San Miguel de Úbeda ya ha comenzado y aún hay dudas sobre el uso de una parte del recinto ferial. A menos de un mes para el inicio de las fiestas patronales, que arrancarán el próximo 28 de septiembre, una parcela de superficie considerable, que coincide con el lugar en el que se suelen instalar algunas atracciones, continúa vallada sin que se sepa si finalmente va a poder utilizarse.

La distribución y estructura definitiva de la Feria de este año dependerá mucho de la solución que se dé a este problema, el cual se viene repitiendo en mayor o menor medida desde el primer momento en que se decidió convertir en recinto ferial este lugar situado en la salida de la ciudad hacia Baeza, sin que todos los terrenos fueran de titularidad municipal.

El alcalde, José Robles, ha dicho en varias ocasiones que se está negociando con el propietario de esta parcela y que se está buscando una solución definitiva al asunto para que esta situación no vuelva a repetirse en años venideros. Pero el tiempo ya juega en contra del Ayuntamiento pues a corto plazo, en cuestión de semanas, tiene muy difícil resolver una permuta o expropiación (la compra directa no se contempla como opción).

De esta forma, o se plantea un remedio como el de años anteriores consistente en aportar una cantidad económica al titular por usar su parcela durante unos días, o se piensa en planificar la Feria sin utilizar ni uno de esos metros, con lo cual todo estaría bastante más ajustado.

En manos de los técnicos

Según ha podido saber IDEAL de fuentes cercanas a las dos partes implicadas en este tira y afloja, la negociación ha avanzado poco, pues por parte del Ayuntamiento se ha dejado el tema en manos de técnicos municipales a los que les ha pillado entre medias el periodo vacacional. En principio se habló de permuta por otras parcelas en otros lugares, alguna de ellas muy cerca, pero su valor no convenció al propietario, por ser éste inferior al del suelo del ferial. Y después la cosa se paró.

Al parecer, el dueño está dispuesto a buscar una salida como la del año pasado, esto es, que el Consistorio le pague lo correspondiente al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que supone algo más de 6.000 euros. Y pide además que lo que se quite, desmonte o rompa, se vuelva a poner una vez terminadas las fiestas. Con ello alude al vallado perimetral de bloques de hormigón que decidió colocar hace meses. No obstante, desde la administración local no se le ha respondido al respecto.

A través de las mismas fuentes, esta redacción también ha sabido del malestar del propietario de los terrenos por los comentarios que hablan de «chantaje» a la ciudad por su parte, algunos de ellos surgidos del grupo municipal de IU. Y es que, simplemente ha actuado como legítimo propietario de una parcela.