Movilización para que el Festival de Música de Cine no se vaya de Úbeda

Movilización para que el Festival de Música de Cine no se vaya de Úbeda
  • «Como ciudadano ubetense o participante del Festival Internacional de Música de Cine Ciudad de Úbeda manifiesto mi deseo de que este evento se siga celebrando en su ciudad de origen y exijo al alcalde, José Robles, que reciba a la dirección de dicho Festival y la atienda de forma amable y diligente».

Esta frase, o algunas muy similares con distintas variantes más cañeras y reivindicativas, corre desde hace unos días como la pólvora a través de internet gracias a las redes sociales. Sobre todo en Facebook, se puede ver encabezando perfiles creados desde tierras jienenses. Aunque gracias al tirón nacional e incluso internacional de esta cita anual con las bandas sonoras, la frasecita en cuestión aparece junto a la foto de perfil de personas de los más diversos lugares. Hasta hay quienes la han reproducido en el muro virtual del propio José Robles.

Llamada de atención

Pretende ser una llamada de atención al nuevo equipo de gobierno, y más concretamente al primer edil, ante el riesgo de que el Festival deje de llevar la palabra Úbeda en su denominación oficial, pues cabe la posibilidad de que se traslade a otra localidad en la que la organización encuentre más apoyo del que está recibiendo y percibiendo en la ciudad de los cerros. Pretendientes no le faltan, y entre ellos Málaga parece que se deja querer más que el resto.

Al ser un evento que gusta a gente tan dispersa, la red se ha convertido en el lugar más apropiado para reivindicar su permanencia en la ciudad Patrimonio de la Humanidad y así dar continuidad al llamado 'espíritu de Úbeda', una sensación de familiaridad que ofrece el municipio por su recogimiento, su cercanía, la forma de ser de sus gentes y el buen rollo que traen todos y cada uno de los participantes.

De esta forma, en Facebook existe un grupo de apoyo al Festival que en una semana ha llegado a sumar 400 miembros (y creciendo). Allí se solicita el respaldo de entidades públicas y privadas, sobre todo del Ayuntamiento con su alcalde a la cabeza, para que el evento, con 7 ediciones a sus espaldas, permanezca en el lugar en el que nació. Y de forma generalizada no se entiende que pueda perderse esta cita que, además de atraer anualmente y durante días a varios cientos de aficionados a la música de cine, da a la ciudad un evento de primera magnitud y supone un revulsivo económico y turístico muy importante.

Incertidumbre

La situación actual es de total incertidumbre, y también de indignación, en este segundo caso por el hecho de que el alcalde aún no haya recibido a la organización, que lleva tiempo solicitando un encuentro para explicarle directamente lo que necesitan y por qué lo necesitan, no sólo ellos, también Úbeda.

Cierto es que se reunieron con la concejal delegada de Cultura y con el concejal de Hacienda, pero sólo les sirvió para saber de las intenciones del equipo de gobierno de recortar su aportación económica. Y aunque finalmente no ocurrió así en la reciente edición celebrada en julio, pues se respetó el presupuesto que estaba aprobado con anterioridad, el problema es que vienen malos tiempos para la lírica cinematográfica.

Un mes de plazo antes de anunciar una decisión definitiva

En el recién comenzado mes de septiembre, la organización tiene previsto reunirse con los grupos de la oposición para plantearles la situación. Mientras tanto siguen esperando una reunión con el alcalde, la cual han vuelto a solicitar tras varios intentos fallidos. La intención de la asociación BSOSpirit, organizadora del evento, es hablar y plantear vías de actuación para captar financiación con el máximo representante de la ciudad y que éste les traslade sus intenciones para con el Festival. Al respecto, Robles ya ha dicho en alguna ocasión, aunque no directamente al colectivo, que el Consistorio no está en condiciones de incrementar su aportación y que habrá que llamar a otras puertas. Y es que, como dijo recientemente el concejal de Hacienda, Francisco Jurado, el Ayuntamiento «no puede ser siempre el primo rico de este tipo de eventos».

Según la organización, si finalizado septiembre no han tenido oportunidad de hablar con el alcalde, quien no asistió a ningún acto de la reciente edición, entenderán que no son queridos por la actual corporación, pues no habrán podido comparar las conversaciones ya mantenidas con otras ciudades interesadas y sus ofertas con lo que les supondría seguir en Úbeda.

La intención es anunciar en octubre una decisión definitiva en torno al futuro del Festival y a la que será su sede de cara a la octava edición y sucesivas, pues a partir de ese mes se comenzará a trabajar a fondo sobre lo que será su programación.

Mientras tanto, a pie de calle y de teclado, con cada día que pasa los apoyos siguen subiendo. Y las posibilidades de que Úbeda siga siendo ciudad de música cinematográfica, bajando.