Consternación en Úbeda y Marchena por la muerte de un matrimonio y su bebé en un accidente de tráfico

Consternación en Úbeda y Marchena por la muerte de un matrimonio y su bebé en un accidente de tráfico
  • Las ciudades de Úbeda (Jaén) y Marchena (Sevilla) están consternadas ante la muerte de una joven pareja (él de la localidad ubetense y ella del municipio sevillano) y de su bebé de tan sólo ocho o nueve meses, como consecuencia de un accidente de tráfico en el que se han visto involucrados un camión y un turismo. Los hechos han tenido lugar esta mañana en el tramo de la carretera autonómica A-364 que atraviesa Marchena (Sevilla).

Se trata de Francisco M.G. y Rocío C.S., que residían en Sevilla donde él trabajaba de administrativo en una empresa del ámbito sanitario y ella ejercía de odontóloga en una clínica. Habían ido a pasar el fin de semana a Marchena con la familia de ella, aprovechando que la localidad estaba en fiestas. Y esta mañana decidieron regresar a su domicilio en Sevilla, con la intención de llegar para la hora de comer. Poco después ocurrió el accidente, una colisión frontal entre ambos vehículos, según fuentes de la Guardia Civil.

Nada se pudo hacer para salvar la vida del matrimonio y el bebé, que viajaban en el turismo. Con respecto al conductor del camión, resultó herido leve. El Equipo de Atestados de Écija se encarga de las pesquisas para intentar esclarecer lo ocurrido. Mientras tanto, se realizará la autopsia a las víctimas. Las familias del matrimonio están destrozadas, y aún no han decidido dónde y cuándo tendrá lugar el funeral.

Francisco y Rocío llevaban casados poco tiempo y fruto del matrimonio había nacido un bebé. Aunque residía desde hacía varios años en Sevilla, Francisco se desplazaba de forma habitual a Úbeda, pues era uno de los propietarios de un establecimiento hotelero de la localidad (Hotel Postigo). Su familia es muy querida en el municipio ya que posee una conocida mercería, perteneciente al comercio tradicional, que tiene por nombre el apellido familiar (Medel).

Por otro lado, el Ayuntamiento de Marchena ha decretado tres días de luto oficial y ha dejado ondear sus banderas a media asta en memoria de las tres víctimas mortales del accidente