Multitudinaria despedida a la familia fallecida en un accidente de tráfico

  • Numerosas personas han dado hoy su último adiós a Francisco Medel Godoy y Rocío Cortés Suárez, la joven pareja que, junto a su bebé de unos ocho meses, perdió la vida el domingo en un accidente de tráfico que tuvo lugar en la carretera autonómica A-364, muy cerca de la localidad de Marchena (Sevilla), y en el que se vieron implicados el turismo en el que viajaban y un camión cisterna, cuyo conductor resultó herido leve.

Decenas de familiares y amigos desplazados desde Úbeda y Marchena, de donde eran naturales Paco y Rocío, respectivamente, y también de Sevilla, donde residían y trabajaban, han abarrotado esta tarde la capilla del Tanatorio de San Jerónimo de la capital hispalense para participar en la ceremonia religiosa, durante la cual los presentes han mostrado un tremendo dolor ante la pérdida de sus seres queridos, quienes apenas acababan de empezar a dar forma a sus planes de vida como familia.

Amigos de sus amigos, dispuestos a echar un cable siempre que se les solicitaba y con unas ganas de vivir inmensas, acrecentadas por el hecho de haber traído al mundo a una preciosa niña, Paco y Rocío supieron hacerse querer a base de querer a los demás. También dejaron huella en la parte profesional, él como administrativo de una empresa del ramo sanitario y ella como odontóloga en una clínica. Y vivieron con auténtica pasión, implicados hasta en el más mínimo detalle, la puesta en marcha del Hotel Postigo de Úbeda, del que Paco era copropietario. Grandes personas para grandes proyectos que el domingo se vieron truncados en la carretera.

Los cuerpos han sido incinerados, y la intención es depositar las cenizas en el cementerio municipal de San Ginés de Úbeda. Previamente se les ha practicado la autopsia como parte de la investigación abierta para esclarecer el desarrollo de los fatídicos hechos.

Ambas localidades, la jiennense y la sevillana, han expresado su consternación a través de numerosos mensajes de afecto y apoyo dirigidos a ambas familias, bastante conocidas y queridas en sus respectivos municipios. Incluso en Marchena se han decretado tres días de luto oficial y las banderas ondean a media asta. Cabe la posibilidad de que en las dos ciudades existan sendos funerales en los próximos días, aunque es algo que aún no han concretado las familias.