Plantean problemas de convivencia y seguridad por la ocupación ilegal de las viviendas de la calle Ariza

Plantean problemas de convivencia y seguridad por la ocupación ilegal de las viviendas de la calle Ariza
  • Los ánimos se están caldeando en el barrio del Alamillo de Úbeda, y más concretamente en los alrededores de la calle Ariza, debido a la ocupación ilegal de las viviendas protegidas que fueron levantadas en este lugar. Mes y medio después de que varias familias se metieran dentro de los pisos tras forzar las puertas, los habitantes de la zona aseguran que los problemas de seguridad y de convivencia son muchos, lo cual ha alterado el transcurrir normal del día a día en la barriada.

Cansados de esperar una solución en forma de desalojo y de aumento de la vigilancia policial en el entorno, algo que se anunció a principios de agosto pero que no se ha llevado a efecto, una treintena de personas se concentraron en la mañana de ayer ante las puertas de la Alcaldía para mostrar su malestar y exigir medidas contundentes al Ayuntamiento.

Explicaciones

El alcalde, José Robles, recibió en su despacho a una representación para escuchar sus quejas y posteriormente salió al pasillo para dar explicaciones a todos los demás. Según le manifestaron, poco ha poco han ido llegando al bloque en cuestión más personas, las cuales han ocupado más y más pisos, consiguiendo de forma ilícita suministro de luz y agua y equipando las viviendas con todo tipo de enseres, incluyendo antenas de televisión y aparatos de aire acondicionado. Y no sólo se han quedado ahí pues, tal y como narraron al primer edil, también han intentado entrar en otras viviendas desocupadas del barrio, a veces pasando de unos tejados a otros o arrancando rejas.

Por otro lado dijeron que viven con miedo, pues la inseguridad se ha incrementado, dándose robos en viviendas y establecimientos. Y contaron que estos 'nuevos vecinos' no respetan los espacios públicos de la zona, que causan problemas de convivencia y que conducen de forma temeraria por los alrededores con sus coches y motos.

Ante esto, en varias ocasiones se han puesto en contacto con la policía, pero no han logrado intervención alguna, motivo por el cual ayer decidieron expresar sus problemas directamente al alcalde. Éste les manifestó que el Ayuntamiento está haciendo un seguimiento al asunto y que está en contacto con el juzgado, que es quien debe ordenar un desalojo después de que pusiera la correspondiente denuncia la empresa constructora responsable de los pisos y que la policía identificara a quienes los ocupan. Pero añadió que estos procesos tienen sus trámites, aunque dijo que esperan que haya novedades en breve.

Ocupadas y saqueadas

Las viviendas protegidas de la calle Ariza, que suman un total de 22 pisos, empezaron a ser ocupadas el día 2 de agosto después de permanecer finalizadas y vacías más de año y medio. Además, en los meses previos fueron objeto de numerosos destrozos y saqueos, desapareciendo del interior de algunas de ellas hasta los sanitarios y los interruptores.