Carta de Plaza Vieja en respuesta a Andrea Pezzini

Carta de Plaza Vieja en respuesta a Andrea Pezzini
  • Estimado Andrea Pezzini:

La asociación Plaza Vieja se dirige a usted para trasladarle algunas consideraciones a propósito de la carta abierta remitida a nuestro presidente el pasado domingo 13 de noviembre.

En ella vierte usted sus opiniones sobre nuestra asociación y sus actuaciones en torno a la mesa redonda organizada por Plaza Vieja el pasado viernes 4 de noviembre a la cual, por cierto, usted, al igual que otras instituciones y empresas relacionadas con el patrimonio ubetense fue invitado y a la que no asistió, tal y como hicieron otras personas, como José Ángel Almagro Alises que sí tuvieron la oportunidad de expresar sus opiniones al respecto del tema de la autenticidad del patrimonio. ¿Qué mejor ocasión para decir todo lo que ha hecho público en una carta abierta dirigida a los medios de comunicación? Se pierde usted las mejores. Pero lo peor no es que usted no haya querido participar en nuestro acto, sino que, lamentablemente, hizo lo imposible y movió Roma con Santiago para que ese foro de información y difusión no tuviera lugar.

Hasta hoy, nuestra asociación no se había pronunciado sobre su negocio turístico, pues lo único que ha hecho ha sido solicitar información a dos alcaldes de Úbeda -Marcelino Sánchez en dos ocasiones y José Robles en una- sobre si el Museo Andalusí, la Sinagoga de Salomón, la "Sinagoga del Agua" y el Museo Agrícola cumplen con la Ley de Museos, y organizar un acto con personalidades del ámbito del patrimonio histórico-artístico dirigido a buscar información y conocimiento sobre aspectos relacionados con su autenticidad.

No, señor Pezzini, Plaza Vieja no ha estado aletargada ni ahora se ha despertado con este tema. Sepa usted que solamente en los últimos cuatro años nuestras actividades en defensa de Úbeda Patrimonio de la Humanidad ascienden a ochenta y cinco (85), como puede usted comprobar en las hemerotecas y en el anexo que le adjunto con esta carta. ¿Puede usted decir lo mismo de su empresa? ¿Dónde están las iniciativas de ArtificiS en defensa de la conservación de aquello que ha posibilitado que seamos Patrimonio Mundial, al margen de las motivadas por la consecución del lógico y legítimo beneficio empresarial?

Así, nos hemos pronunciado sobre la rehabilitación de la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, le hemos concedido el Premio León de Chocolate 2010 al Obispado de Jaén por el lamentable estado de la iglesia de San Lorenzo, las humedades de la iglesia de San Pedro y su nula aportación económica a las dilatadas obras de Santa María. Tratamos en una reunión con el alcalde Marcelino Sánchez la eliminación de los andamios en la Plaza Vázquez de Molina y la solución definitiva a la ampliación del Parador (con el Palacio inconcluso de Rodrigo de Orozco incluido). Sobre las Eras del Alcázar, visitamos los restos arqueológicos, y hemos abordado el tema tanto con el anterior alcalde Marcelino Sánchez como con el actual, José Robles. Sobre el botellón en el Mirador de San Lorenzo, remitimos un escrito al anterior alcalde y publicamos una nota de prensa aportando soluciones de Plaza Vieja para la plaza y mirador de San Lorenzo, incluido el botellón.

¡Ah!, y también, por supuesto, dentro de estas 85 actuaciones se encuentran esas iniciativas para tratar de acotar el papel que en el contexto de una ciudad patrimonio de la Humanidad desempeña su llamada "Sinagoga del Agua".

Nos acusa de que nuestra asociación está presidida por la sinrazón y la venganza y que alguien la utiliza con fines inconfesables. Para aclararle un poco las cosas, permítanos informarle que Plaza Vieja, integrada por casi una centena de socios, funciona con unos órganos de gobierno cuyos acuerdos y decisiones se adoptan de manera consensuada y colegiada. Sería un insulto a la inteligencia pensar que cuando Plaza Vieja ha intervenido e interviene ante algún problema o amenaza para el patrimonio ubetense la causa pueda responder a intereses espurios o individuales de alguien que no quiere dar la cara. Desgraciadamente no todos siempre podemos contar con el tiempo, las ganas, la dedicación y los medios para abordar el sinfín de temas que van surgiendo en el devenir de Úbeda y que se reciben de muchos ciudadanos. Ni a usted, señor Pezzini, ni a su empresa de servicios turísticos los hemos visto nunca levantar la voz para defender o tratar ningún tema, absolutamente ninguno. No, señor Pezzini, tenga usted por seguro que la Asociación Plaza Vieja en modo alguno es ni será testaferro de nadie.

Por otro lado, le aclaramos que el respeto que usted reclama para esos otros espacios no monumentales que están proliferando en Úbeda, como su "Sinagoga del Agua", no se contradice con la utilización adecuada de los términos que pudiéramos utilizar para denominarlos. Pero tenga en cuenta que todas las personas que los visitan y que pagan por ello también merecen un respeto y tienen el derecho a que el reclamo publicitario esté basado en aportar toda la información necesaria sobre sus verdaderas características, esas que actualmente solo les permitiría ser ubicados, como usted mismo propone, en una categoría llamada "otros lugares de interés".

El caso de la "Sinagoga del Agua" es un caso insólito, pero lo es por el cúmulo de irregularidades en su génesis, en su "puesta en valor" y por la incompetencia o desidia mostradas (algo a lo que ya nos tiene acostumbrados) por nuestro Ayuntamiento que, en este caso y de manera flagrante, no ha cumplido ni está cumpliendo con su obligación. Este "hallazgo" debería haber sido comunicado a las autoridades para que iniciaran los protocolos correspondientes en una zona regulada por el Plan Especial de Protección del Casco Histórico y por la Carta Arqueológica de Úbeda.

Doña Francisca Hornos, Directora del Museo Provincial de Jaén y miembro de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de la provincia, una experta y una autoridad en la materia, formuló en esa mesa redonda a la que usted no quiso asistir estas tres preguntas que Plaza Vieja hace suyas y que le traslada en este escrito: ¿Dónde está el informe arqueológico?, ¿quién lo hizo? y ¿dónde está el inventario? Tras conocer esto, ahora sí se pronuncia Plaza Vieja, señor Pezzini. ¿Cómo cree usted que debería haber actuado nuestra asociación, como el Ayuntamiento, mirando para otro lado, tal que sucedió en la casa de la plaza de San Lorenzo o en la cantera de la Dehesa del Moro?

Esta actuación irresponsable y sin atender la más mínima norma ¿ha puesto en valor este espacio como usted asegura o, por el contrario, lo ha desvalorizado de modo irreversible? Para Plaza Vieja lo correcto hubiera sido que se hubieran dado todos los pasos para que este posible hallazgo hubiera sido tratado con el rigor necesario y hubiera seguido el procedimiento establecido en estos casos y, si es verdad que todas las personas que trabajan enseñando la "Sinagoga del Agua" tratan de ser muy prudentes y cautelosos con las afirmaciones sobre su autenticidad, empiecen por cambiarle el nombre y no adjudicarle atributos no demostrados. Nos parece cuando menos algo chocante que unas obras en el área protegida por el PEPCH y la Carta Arqueológica de Úbeda no hayan requerido informe arqueológico. ¿Qué autoridad en la materia la ha puesto en valor e interpretado?, ¿el promotor?, ¿usted, como propietario de ArtificiS?

En absoluto la asociación Plaza Vieja quiere "echar por tierra" la labor y dedicación de todas aquellas personas que trabajan en ese sentido en, por y para Úbeda. No utilice usted la situación económica actual como coartada para saltarse a la torera todas las prevenciones que una ciudad Patrimonio Mundial merece en su gestión histórico- artística y turístico-cultural. Precisamente si muchas personas pueden dedicarse actualmente a este sector productivo es porque Úbeda ha contado a lo largo de la historia con gente que no ha pensado de manera corta y cicatera en el beneficio rápido, sino en el trabajo riguroso, serio y a largo plazo y por ello ha sabido legarnos los tesoros por los que la UNESCO nos distinguió ante el mundo.

Por cierto, no parece muy ético utilizar los comentarios que mucha gente, sorprendida en su buena fe, o a causa de su ignorancia en este tema de la cultura hebraica, vierte en las páginas del libro de visitantes de ese establecimiento. De nuevo quiere usted desviar la atención de lo que verdaderamente importa en este caso, que es si la "Sinagoga del Agua" es un sitio auténtico, como afirma, y puede venderse de ese modo a los que la visitan. ¿Se puede utilizar un libro de visitas como elemento certificador a cargo de unas personas que visitan las instalaciones reconstituidas por la familia Crespo? ¿Todo vale en aras de generar ingresos? ¿De verdad cree que con el valor excelente de Úbeda, reconocido mundialmente, el motivo de que muchas personas nos visiten es "descubrir" la "Sinagoga del Agua"? ¿No está ya descubierta? ¿Todo vale, señor Pezzini?

Para acabar, usted también tiene a su disposición a Plaza Vieja para trabajar juntos, nosotros de manera desinteresada, por una Úbeda mejor y cada día más auténtica.

Atentamente Úbeda, noviembre de 2011