Manifestación y huelga a la vista del servicio de ayuda a domicilio

Manifestación y huelga a la vista del servicio de ayuda a domicilio
  • A partir del miércoles de la próxima semana, 30 de noviembre, se intensificarán las protestas de la plantilla del servicio de ayuda a domicilio de Úbeda contra la decisión del equipo de gobierno de gestionar directamente la prestación desde el 1 de enero, pues el 31 de diciembre termina la concesión a la empresa Clece.

Concretamente, el mismo día 30, a partir de las doce del mediodía, las trabajadoras protagonizarán una manifestación por las calles de la ciudad que partirá desde el centro cultural Hospital de Santiago y finalizará ante el Consistorio. Y a partir de esa jornada, todos los miércoles habrá huelga en el servicio, eso sí, respetando unos servicios mínimos para no perjudicar en demasía a los usuarios. Así se decidió ayer en una reunión que mantuvieron las empleadas con el sindicato CCOO.

La intención es presionar al gobierno local para que dé marcha atrás en sus intenciones y mantenga todos los puestos de trabajo, en las mismas condiciones y con los mismos derechos, de un servicio que, según aseguran, funciona bien tal y como está.

Representantes de la plantilla aseguraron que lo que quieren es seguir trabajando «sin complicaciones», cumpliendo con su cometido como hasta ahora, en lugar de tener que echarse a la calle a protestar. Pero añadieron que no han tenido otro remedio que plantear estas movilizaciones para defender lo que creen justo.

Por su parte, los responsables de CCOO volvieron a aseverar que no permitirán «la política de hechos consumados» del alcalde, José Robles, a quien acusaron de intentar «enfrentar a quienes tienen empleo con quienes no lo tienen». Así lo manifestó el secretario general del sindicato en Jaén, José Moral, quien reiteró que en esta medida del PP ven una clara sombra de clientelismo político, una manera de echar a unas trabajadoras «para meter a las suyas».

Moción de IPdeU

Paralelamente, Iniciativa Popular Ubetense (IPdeU) ha registrado una moción referente a este tema pretendiendo que sea tratada en el próximo pleno de la corporación municipal. En ella, la portavoz de esta formación política, Luisa Leiva, propone que se aborde el futuro del servicio directamente en la sesión plenaria «ante la negativa del equipo de gobierno a tratar este asunto en las pertinentes comisiones informativas a efectos de tomar decisiones colegiadas (con el mayor consenso posible) de cara a decidir la fórmula de gestión que dé continuidad y solvencia a la prestación, como recurso social de la Ley de Dependencia».

Leiva considera que este conflicto abierto está generando una situación de riesgo social provocada por el PP, con José Robles a la cabeza, «tras la rescisión del contrato, de forma unilateral, a la empresa Clece». Y según adelantó, están estudiando qué responsabilidades jurídicas podrían tomar contra el alcalde por incumplimiento del contrato si el servicio llegara a suspenderse.