Carta de Semer Turismo en respuesta a Andrea Pezzini: Turismo y Patrimonio en Úbeda

Carta de Semer Turismo en respuesta a Andrea Pezzini: Turismo y Patrimonio en Úbeda
  • Andrea Pezzini, copropietario de la empresa Artificis, según noticias con Antonio Sánchez Ruiz, hermano del ex alcalde de Úbeda, Marcelino Sánchez Ruiz, ha escrito una carta abierta dirigida al presidente de la Asociación Plaza Vieja en la que, sin que se haya nombrado nuestra empresa, en SEMER Turismo nos sentimos aludidos.

SEMER S.L. es una empresa con larga tradición de trabajo en el mundo del desarrollo rural y, especialmente, en la coordinación de redes de cooperación entre entidades territoriales de zonas rurales, tanto a nivel nacional como europeo. Por tanto, siempre relacionada con el aprovechamiento de recursos endógenos, como el patrimonio cultural e histórico, para el desarrollo de actividades tales como el turismo.

Nosotras, porque la propiedad de SEMER es enteramente femenina, acogimos con entusiasmo la iniciativa de jóvenes como Pablo y Manuel, para ayudarles a poner en marcha servicios turísticos contando con la cobertura de gestión de nuestra empresa, tarea que ellos desconocían, siendo más expertos en las funciones propias de animadores y guías turísticos. Jóvenes diplomados y licenciados universitarios, en diversas disciplinas, con alguna experiencia de trabajo en la empresa Artificis. Un proyecto ilusionante, no sólo porque era una posible fuente de empleo para ellos y otros jóvenes como ellos, sino porque abordaban servicios turísticos tratando de ocupar espacios vacíos en la provincia de Jaén, generando flujo de turismo para la actual oferta de productos que la Diputación de Jaén ha puesto en marcha, como la "Ruta de Castillos y Batallas", "Viaje al tiempo de los Íberos" y otros recursos en los que las diferentes comarcas y municipios estuviesen trabajando. Para el caso de Úbeda y Baeza, ciudades bien conocidas por ellos, ofertamos las visitas guiadas individuales en idiomas, servicio inexistente en ambas ciudades.

SEMER SL puso en marcha "SEMER Turismo" cumpliendo todos los requerimientos legales pertinentes de Hacienda, Consejería de Turismo y Ayuntamiento de Úbeda. Creamos productos concretos después de exhaustivos periodos de prospección, documentación y formación, sin recibir subvención alguna de entidades públicas. Hicimos una oferta pública de búsqueda de guías y se procedió a su formación... Se editaron folletos, se creó la página web y se mantuvieron reuniones con el sector hotelero afectado. Nos presentamos a las instituciones públicas, como la Diputación de Jaén, a la Junta de Andalucía, Ayuntamientos de Úbeda y Baeza y otros muchos de la provincia, e incluso de Ciudad Real y Granada. Empezamos a participar en eventos comerciales turísticos, ferias y presentaciones.

Nuestra estupefacción fue constatar que en vez de generar, entonces, en el Ayuntamiento de Úbeda, Diputación de Jaén y otras entidades, el apoyo a esta iniciativa, todo fue cierre continuado de puertas. Además, medios hoteleros de Úbeda y Baeza y algunas oficinas públicas de turismo estaban intoxicadas con falsedades sobre la situación legal de nuestra empresa, difundidas intencionadamente por alguna empresa de la futura competencia. En lo que concierne una subvención solicitada para empleo de jóvenes, según la normativa, después de pasar un año, no se ha tenido siquiera contestación. Los Ayuntamientos de Úbeda y Baeza y la Diputación de Jaén no fueron capaces tampoco de incorporarnos al directorio de empresas turísticas de sus respectivos sitios web.

La sensación general que obtenemos es que existe una red cerrada de intereses que no está dispuesta a consentir que exista ninguna nueva empresa de servicios turísticos que compita en el mercado con Artificis y sus empresas asociadas. Desde luego, hemos recibido de todo menos apoyo en nuestros comienzos, salvo honrosas excepciones que desde este escrito queremos agradecer sinceramente, tanto de empresas del sector como de profesionales vinculados a distintas entidades públicas.

Se abrió también la línea de trabajo para ofertar visitas guiadas individuales, en Úbeda y Baeza, en español, no sólo desde los alojamientos hoteleros, sino también como oferta directa en la calle a los turistas, pudiendo éstos adquirirlas en el punto de información turística de la Plaza Vázquez de Molina, kiosco autorizado para dicha tarea, como respuesta al bloqueo que personas malintencionadas generaron en los hoteles. Algunas empresas, como Artificis, creen que la Plaza es de su propiedad, y suyos también todos los turistas que la transitan, dedicándose a denigrar esa política comercial con la absurda acusación de que se le "roban" clientes.

A pesar de ello, nos sentimos muy orgullosas del trabajo desarrollado, de las cotas alcanzadas, de los miles de visitantes que han confiado en nuestros servicios, agencias de viajes, colectivos, alojamientos hoteleros que nos trasladan y piensan que los servicios de SEMER Turismo son de calidad. En nuestro equipo no ha cundido nunca el desánimo que nuestros detractores pretendían instaurar, y gracias a nuestro tesón y esfuerzo, cada día son más las empresas del sector y las instituciones que colaboran. Con más razón que nunca nos vemos en la obligación de solicitar vehementemente que dicha colaboración se extienda a todas las empresas nuevas que están naciendo en el sector. El negocio del turismo no es patrimonio sólo de algunos. La provincia de Jaén, desde sus instituciones, ha de trabajar con altura de mira y romper la dinámica perversa de únicamente alimentar con su apoyo a los mismos de siempre. Es una política endogámica que no ayuda a nadie y genera un enorme malestar en muchos ámbitos vinculados al turismo. Se debe dar oportunidades a cuantos más, mejor.

Las magníficas operaciones de promoción que se realizan con agencias, touroperadores y todo tipo de agentes nacionales y extranjeros son de enorme utilidad. Lo que no tiene sentido es que siempre se utilicen las mismas empresas de servicios turísticos, así como los mismos alojamientos hoteleros y de restauración. No digamos ya los mismos destinos, que también. La provincia de Jaén es muy rica y diversa, con un gran potencial turístico a todos los niveles. La repetición de itinerarios y empresas proveedoras, por comodidad, no es justificable. Así no se apoya al sector, no se alienta a los jóvenes que quieren salir adelante a pesar de los malos momentos económicos, ni se trabaja para la creación de pequeñas empresas por parte de estos mismos, que suplan la ausencia de oferta laboral en el mercado. Se están desaprovechando los recursos humanos que constituirán el futuro de esta provincia, se les está expulsando del mercado laboral provincial. No creo que Jaén se pueda permitir todo esto.

Por fortuna, el panorama actual del sector turístico no es el de hace diez o quince años. Hoy se cuenta con más oferta organizada y más empresas. Desde los poderes públicos se tiene que promover tanto lo que ya está introducido en el mercado como lo nuevo y, proporcionalmente, más lo último.

Úbeda y Baeza son Patrimonio Mundial. Ello comporta responsabilidades. No debemos banalizar el patrimonio con una oferta turística mal entendida. En primer lugar, es necesario velar por que lo que se ofrezca sea auténtico, ya sea desde el ámbito público o privado. Existen mecanismos y reglamentaciones para su uso. No nos dejemos llevar por los derroteros de las buenas intenciones que destruyen la enorme calidad patrimonial de las dos ciudades. Toda persona tiene derecho a exponer sus colecciones privadas, y tiene derecho a que se le promocione. Siempre y cuando se haga respetando las normas legales, como decía Francisca Hornos el pasado viernes 4 de noviembre en la mesa redonda que organizó la Asociación Plaza Vieja, en Úbeda. De no ser así, contribuimos a la confusión y el visitante ya no podrá identificar el valor real de las cosas, ni el significado real de los nombres de las cosas.

No puede Artificis erigirse en el símbolo de la calidad turística. Nosotras cuestionamos que sea adecuado para la imagen de la ciudad el tren turístico estacionado frente a la Sacra Capilla del Salvador, y su silbato estridente sonando a todas horas del día por calles y plazas del centro histórico. Es una banalización turística. Seguramente será un buen negocio, pero dudamos que contribuya a una buena imagen de la ciudad. No digamos ya si hablamos de la convivencia de los negocios turísticos con el derecho de los ciudadanos y empresas a no tener la sensación de estar dentro de un parque temático. ¿Qué les parecería si en vez de un "trenecito" hubiese dos o tres? Es un debate patrimonial. El patrimonio está por encima de los negocios. El negocio no lo justifica todo.

Sabemos que el turismo es un sector económico importante para el futuro de la ciudad. Nosotras somos las primeras interesadas, pero también sabemos que debemos ir de la mano de la conservación del patrimonio. A nivel personal, hemos formado parte de Plaza Vieja, desde sus orígenes, y creemos que su labor de defensa del patrimonio es de gran valor para un futuro sostenible del turismo en la ciudad. Si lo deterioramos o banalizamos, atacando su autenticidad, estaremos impidiendo la viabilidad de este sector a medio plazo. Se equivocan aquellos que piensan que la labor de Plaza Vieja amenaza a la actividad turística en Úbeda. Al contrario. Asociaciones como ésta ayudan, de manera decisiva, a que el enorme caudal de valores construidos durante siglos pueda perdurar en el tiempo.

Es necesario huir de la tentación de ansia incontrolada de algunos por exprimir, sin miramientos y escrúpulos, cualquier cosa que pueda parecer de interés para los visitantes. Úbeda no tiene necesidad de inventarse nada. Con 25 palacios, decenas de casonas palaciegas, conventos, iglesias, murallas, puertas, plazas y calles que rezuman historia por sus cuatro costados, Úbeda tiene ya su lugar en el mapa del mundo. Con la UNESCO se contrajo la responsabilidad de su conservación y mejora. Ahora debemos cumplir nuestras obligaciones e intentar desarrollar productos turísticos capaces de ofrecer al visitante una mejor interpretación, con rigor histórico, de este patrimonio excepcional y verdadero.

Begoña Garay García y Cecilia Antonelli Gascón

SEMER Turismo