Limpieza integral de las calles Mesones y Obispo Cobos

Limpieza integral de las calles Mesones y Obispo Cobos
  • El Ayuntamiento de Úbeda continúa con las labores de limpieza integral de las calles Mesones y Obispo Cobos, dos importantes vías de un marcado carácter comercial que presentaban un aspecto bastante deteriorado pese a que fueron remodeladas recientemente. Concretamente se está actuando sobre las pintadas, dando una mano de pintura a las fachadas más sucias, y se está dando un buen repaso a todo el mobiliario urbano, igualmente deteriorado.

Por otro lado, cabe destacar los trabajos para retirar los cientos de chicles convertidos en pequeñas manchas negras sobre las losas de piedra. Se está haciendo uno por uno, a base de agua caliente a presión, productos químicos y mucho frotar. Y de la misma manera, se están raspando los carteles de todo tipo que afean farolas, papeleras y fachadas.

Respecto a la cartelería, para evitar que cualquier superficie acabe convertida en un tablón de anuncios, junto al edificio sindical y a la delegación de la Agencia Tributaria se ha colocado un panel de hierro en el que pueden pegarse avisos y reclamos impresos en papel. Ha sido realizado por los alumnos de forja de la Escuela Taller y se le ha dado forma de aceituna, remarcando el carácter oleícola de Úbeda de cara a los cientos de visitantes que transitan por este lugar.

Multas de hasta 3.000 euros

Para estrenar este panel se colgó un bando del alcalde en el que se recuerda que existe una ordenanza municipal de limpieza viaria y de gestión de residuos sólidos urbanos, la cual contempla sanciones de hasta 3.000 euros para quien no cumpla las normas. Además, se apela a la colaboración ciudadana para tener una ciudad más limpia, algo en lo que incidieron sobre el terreno los concejales de Mantenimiento, Comercio y Medio Ambiente, José Antonio Jiménez, Virginia Ruiz y José Luis Romera, respectivamente.

Éste último dijo que, tras la «dejadez» de los últimos años, la campaña de limpieza de las calles Mesones y Obispo Cobos seguirá su ritmo, «aunque ya se nota el antes y el después», y que, de forma paulatina, se irá ampliando a otras zonas de la localidad. Asimismo comentó que esta iniciativa incluye un importante aspecto de concienciación, pues «es tarea de todos conservar dignamente los espacios públicos».

No ensuciar es ahorrar

Respecto a las sanciones, declaró que «denunciar es desagradable, pero lo es más estar rodeado de suciedad», y recordó que la necesaria política de austeridad actual también se puede seguir reduciendo gastos innecesarios en limpieza. «Cuanto menos ensuciemos, más barato será», apostilló, subrayando que estas actuaciones extraordinarias suponen un dinero añadido a los gastos previstos para mantenimiento «que habrá que quitar de otro lado».