Google se pasea en triciclo por Úbeda

Google se pasea en triciclo por Úbeda
  • En los últimos días ha estado de nuevo por Úbeda uno de los coches de la extensa flota que va haciendo fotos para Google Maps, Google Earth y Google Street View, las aplicaciones de tipo cartográfico creadas por el gigante de Silicon Valley y que, hoy por hoy, cuentan con millones de usuarios habituales en todo el mundo. Se trata de un vehículo equipado con un dispositivo de 9 cámaras en altura, que funcionan de forma simultánea y hacen fotos continuas para captar todo lo que hay a 360 grados, tanto en horizontal como en vertical, siguiendo las órdenes que le da el sistema operativo instalado junto a un GPS.

El material gráfico recopilado ahora servirá para actualizar el contenido de las citadas aplicaciones vinculadas entre sí, sustituyéndose las imágenes que sobre Úbeda se muestran, las cuales datan de febrero de 2009 y febrero de 2010 (según la zona). Aunque no sólo serán reemplazadas, pues además se verán ampliadas con nuevas calles y espacios urbanos no incluidos hasta ahora por su difícil acceso.

Para calles estrechas

Y es que, junto al coche, ha visitado distintos lugares de la ciudad un llamativo triciclo, el nuevo medio de Google pensado para recorrer e inmortalizar callejones muy estrechos e interiores de plazas. Así, además, se pueden tomar fotos mucho más cerca de las fachadas de los edificio monumentales, algo muy importante para una ciudad como Úbeda.

Aunque ha estado recorriendo la ciudad bastante temprano, muchos ubetenses se han cruzado con este curioso triciclo que bien podría confundirse con un carrito de venta de helados, ya que en la parte trasera lleva una caja sobre la que se asienta el mástil con las cámaras y dentro de la cual van los dispositivos informáticos y de almacenamiento.

El factor humano de este invento, es decir, el que le toca pedalear, recorrió maravillado gran parte del casco histórico ubetense y el entorno de la monumental plaza Vázquez de Molina, buque insignia de la declaración de Úbeda como Patrimonio Mundial. Aunque disfrutó menos afrontando las muchas cuestas que hay en la ciudad.

Si alguien se cruzó en su camino, quizá salga en la actualización de las imágenes que Google muestra sobre Úbeda en sus mapas e itinerarios virtuales. Eso sí, le borrarán la cara por no meter la pata (o el objetivo) en temas de privacidad, algo que también suelen hacer con matrículas de coches, carteles y otros elementos delicados.