Los nuevos arcabuceros de Úbeda

Algunos de los integrantes de la Compañía de Arcabuceros.
Algunos de los integrantes de la Compañía de Arcabuceros. / ROMÁN
  • Evocan a aquellos soldados que se marcharon en 1536 y regresaron veinte años más tarde, encontrándose una ciudad en plena ebullición renacentista

En Úbeda existieron unos soldados que en el año 1536 decidieron ingresar como voluntarios en el Tercio Viejo de Sicilia, el cual se formó en Andalucía y cuyo objetivo era proteger las posiciones españolas de posibles ataques enemigos en Italia. Estos arcabuceros, llamados así por el arcabuz, arma de fuego que utilizaban, se marcharon cuando la ciudad aún mantenía la traza y los modos medievales. Veinte años más tarde, en 1556, decidieron regresar tras haber pasado por Túnez o el Piamonte, y se encontraron una Úbeda diferente, en plena ebullición, que se adentraba en el Renacimiento, su época de mayor esplendor, y en la que empezaban a levantarse sus grandes edificios, como la Sacra Capilla del Salvador o el Hospital de Santiago, entre otros.

Estos soldados, que dejaron atrás una ciudad de granjas, huertos y calles de barro para encontrársela después transformada, en pleno renacer, ha inspirado a un grupo de ubetenses amantes de la historia y de la recreación histórica, quienes han decidido formar una Compañía de Arcabuceros. Rememoran así a aquellos antepasados que debieron sufrir un gran impacto, a los que les costó adaptarse y que acabaron como mercenarios, sin estar sometidos a las leyes o haciendo labores de guardería rural por la zona de Mágina, para finalmente desaparecer.

La idea de estos nuevos arcabuceros nació de un grupo de amigos, los cuales comparten su afición por la historia y por todo lo que tiene que ver con Úbeda. El pasado año, en las Fiestas del Renacimiento, ya lucían unas sudaderas con la bandera de la Compañía que anunciaba sus intenciones. Y doce meses después, el pasado jueves, fueron los encargados de abrir el desfile de recreación de la entrada a la ciudad del Emperador Carlos I de España y V de Alemania, perfectamente uniformados y con todos los complementos reproduciendo los de la época. Fue así gracias a mucho esfuerzo y trabajo desarrollado en sus horas libres durante todo un año.

Para ello se han constituido como asociación, actualmente con doce miembros, aunque pronto serán quince. Y tienen sus puertas abiertas a todo el que comparta sus aficiones, objetivos e intereses. Por un lado, su intención es participar en recreaciones históricas, como las de estos días en las Fiestas del Renacimiento o las que tendrán lugar en noviembre con motivo del Certamen Internacional de Novela Histórica 'Ciudad de Úbeda', para lo cual colaboran con el Grupo de Recreación Histórica que existe en la localidad. Y están abiertos a cualquier otra propuesta que surja, también fuera de Úbeda. Ya cuentan con ocho arcabuceros completamente equipados, con tres mujeres también vestidas de época y hasta con un arcabucero 'junior', pues quieren igualmente dar participación a los niños.

Paralelamente, como asociación, pretenden implicarse en todo lo que tenga que ver con el patrimonio y la historia ubetense y conlleve su defensa. Abogan así por promover lo que supuso la época renacentista y, entre otras cosas, apoyan la recuperación del Puente de Ariza y el regreso a Úbeda del 'San Juanito' de Miguel Ángel.

Este domingo, ruta

Para darse a conocer, este domingo, día 3 de julio, aniversario de la declaración de Úbeda y Baeza como Patrimonio de la Humanidad, han previsto una ruta de ficción por la ciudad, abierta a todo el que desee participar, con la que recorrerán los posibles lugares en los que vivieron aquellos arcabuceros de 1556. El itinerario será guiado por uno de sus miembros, Miguel Navarrete Ruiz, que fue finalista del Certamen Internacional de Novela Histórica 'Ciudad de Úbeda' y recientemente publicó 'La palabra de Dios. La mentira del hombre'. Partirá a las once de la mañana desde el Antiguo Concejo (actual Conservatorio Profesional de Música).