Olivar y Aceite acogió la segunda edición del curso de maestros y operarios de almazara

Asistentes a una de las sesiones./
Asistentes a una de las sesiones.

Los inscritos se formaron en temas como olivicultura a nivel internacional, calidad del aceite, trabajo en bodega, recepción de aceituna en el patio o molienda

ALBERTO ROMÁNÚbeda

El Centro de Interpretación Olivar y Aceite de Úbeda acogió por segundo año el Curso de Operario y Maestro de Almazara. Una actividad que pudo llevarse a cabo gracias al patrocinio del Grupo Pieralisi, IMS Pesaje Industrial, Laboratorios Tello, Foss, Jar o Maquivi, y a la colaboración de Iada Ingenieros, Picualia y Juan Vilar, Consultor Estratégico.

La acción formativa registró un total de sesenta inscripciones, aunque solo pudieron asistir los primeros cincuenta ya que se limitó el número de alumnos para cerciorarse de que adquirieran los conocimientos necesarios para el desarrollo de su labor profesional en la almazara.

El curso se realizó en colaboración con la Asociación Española de Maestros y Operarios de Almazara (AEMODA). Constó de cuatro sesiones, las tres primeras desarrolladas en el propio centro y la cuarta, de contenidos prácticos, llevada a cabo en el Parque Tecnológico de Geolit, donde el grupo Pieralisi tiene su delegación. Aunque existirá una quinta sesión, también práctica, que se desarrollará en el mes de noviembre en la cooperativa Virgen de Zocueca de Bailén, donde se encuentra la almazara de Picualia. Allí los asistentes pondrán en práctica los contenidos y conocimientos teóricos adquiridos durante el curso.

La acción formativa contó con profesionales del sector de primer nivel, que formaron a los inscritos en temas tan importantes como olivicultura a nivel internacional, calidad del aceite, trabajo en bodega, recepción de aceituna en el patio o molienda, entre otros aspectos.

Según el presidente de Olivar y Aceite, Javier Gámez, «este curso derivará en profesionales de alto nivel, pues han sido formados por los mejores expertos en aceite de oliva virgen que hay en la actualidad, y ello redundará en la calidad del oro liquido que el mundo entero tendrá la oportunidad de saborear».