La plaza de Palma Burgos ha estado acordonada durante toda la mañana./ROMÁN

La plaza de Palma Burgos ha estado acordonada durante toda la mañana. / ROMÁN

«Una pareja con proyectos de futuro y aparentemente normal»

Dolor en Las Escuelas y Villacarrillo, de donde procedían la mujer asesinada y el marido y presunto autor de los hechos, respectivamente

Alberto Román
ALBERTO ROMÁN Úbeda

Tras toda una mañana de sobresaltos, incertidumbre y consternación en la plaza de Palma Burgos, el silencio volvía a esta tranquila zona de la ciudad, en cuyo bloque número 5, en la cuarta planta, esta familia, originaria de la vecina localidad de Villacarrillo, llevaba residiendo desde el verano del pasado año. Así lo contaban a esta redacción algunos vecinos del entorno, quienes aseguraban además que no habían tenido mucho tiempo de conocer al matrimonio y a sus hijos.

Alguien recordaba incluso el momento en el que se mudaron al domicilio en cuestión, con la ayuda de un camión dotado de elevador para introducir los enseres en altura por la ventana. Una ventana por la que entonces entraba una nueva etapa para esta familia y por la que ayer todo saltó con la forma de la sinrazón y la injusticia más absoluta. «Lo recuerdo porque pidieron permiso, ya que con el camión iban a bloquear por unas horas la salida de la cochera», contaba este vecino, en esta ocasión sin poder sacar el coche a causa del cordón policial.

El padre y presunto autor de los hechos trabajaba en una cooperativa oleícola de la localidad de Castellar, en la cercana comarca del Condado, aunque últimamente había estado de baja, al parecer por una lesión en un brazo. Era natural de Villacarrillo, donde también estableció el domicilio familiar tras contraer matrimonio con la que había sido su pareja «de toda la vida», cuentan en el municipio. Ella procedía de Las Escuelas, uno de los tres anejos de Baeza, y no trabajaba.

Vídeo.

En Villacarrillo nacieron y crecieron sus hijos. Pero el pasado año decidieron establecerse en Úbeda, porque a él le venía relativamente bien para trasladarse a su trabajo diario y porque en la localidad vive una hermana de ella desde hace muchos años. Pero, sobre todo, por la educación de sus hijos, ya que el mayor quería hacer el Bachillerato de Artes. Desde principios de curso estudiaban en centros educativos ubetenses, el pequeño en el colegio Sebastián de Córdoba y el mayor en la Escuela de Arte Casa de las Torres. El próximo mes de agosto ambos habrían cumplido años, uno 11 y el otro 18.

Según los vecinos, estaban de alquiler en el piso de la plaza de Palma Burgos pero habían decidido tener un piso en propiedad en la ciudad ubetense. Al parecer la mudanza era inminente. «Él era educado, respetuoso y alegre; y ella muy tímida», afirmaron ayer sobre el trato habitual con ellos.

Tanto en Villacarrillo como en Las Escuelas, dos lugares en los que se suelen conocer todos los vecinos y donde viven familiares del hombre y la mujer, no podían creer lo sucedido. Hablaban de «una pareja aparentemente normal y corriente, con lazos familiares estrechos y proyectos de futuro en mente». Y no encontraban explicación para lo ocurrido dentro del piso de la plaza de Palma Burgos.