El parque Vandelvira abre de nuevo sus puertas tras su reciente remodelación

Nuevo aspecto del parque Vandelvira./
Nuevo aspecto del parque Vandelvira.

Esta zona de ocio y esparcimiento cuenta con mobiliario urbano y espacios de juego infantil renovados, zonas ajardinadas e iluminación de bajo consumo

ALBERTO ROMÁNÚbeda

El parque Vandelvira ha abierto de nuevo sus puertas tras permanecer cerrado varios meses en los que se han llevado a cabo trabajos intensivos para lograr una remodelación del espacio acorde a las peticiones de los vecinos del entorno. La inversión ha sido de 79.374,92 euros, financiados por la Diputación Provincial de Jaén y el Ayuntamiento de Úbeda.

Como explicó la alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, las necesidades que presentaba esta zona de ocio y esparcimiento de la ciudad eran más que obvias y requería de una urgente intervención para avanzar en su conservación y mantenimiento, en beneficio de los usuarios que disfrutan a diario de estas instalaciones municipales. El objetivo ha sido remodelar este parque, haciéndolo más atractivo y funcional, promoviendo así su utilización y la realización de actividades en esta zona de la ciudad.

En cuanto a los trabajos realizados, se procedió a una demolición previa del pavimento de adoquín, puesto que se encontraba en un estado de deterioro avanzado a consecuencia de las raíces de los árboles existentes. En concreto, se ha reparado un total de 1.100 metros cuadrados de adoquín y también se han sustituido numerosas piezas de bordillo, que estaban sueltas o deterioradas.

Por otro lado, se ha aprovechado la ocasión para realizar nuevas canalizaciones subterráneas de protección del cableado del alumbrado público y sus correspondientes arquetas de registro, tanto para la instalación lumínica ya existente como para los nuevos proyectores de LED instalados, con el objetivo de mejorar la iluminación de la zona y su eficiencia energética.

Además, estas obras han servido para ejecutar una nueva red de saneamiento, introduciendo canalizaciones para la recogida de desagües de las nuevas fuentes de agua potable, así como de la fuente ornamental del centro del parque. Y la red de riego también ha sido objeto de modificación, ya que se ha sustituido la anterior por otra nueva, añadiendo programadores para regular los tiempos y el caudal de agua, con lo que se consigue un uso más eficiente y eficaz, más cuando es un bien escaso.

En cuanto al equipamiento y mobiliario urbano, se han sustituido los bancos existentes y se han incorporado nuevas papeleras. En la zona de juegos infantiles se han ejecutado tres áreas diferenciadas por edades, incluyendo todas ellas un pavimento de caucho para la mejor absorción de los posibles impactos. Se ha reubicado uno de los juegos combinados que ya existía en el parque y se han instalado dos más, junto a varios columpios de dos asientos y otro columpio nido, además de tres balancines, uno de ellos de cuatro asientos. Además, el parque se ha completado con una zona de petanca, algo que habían demandado muchos mayores, así como unas mesas adaptadas para juegos populares (parchís, ajedrez, etcétera).

Jardinería

Respecto a la jardinería, durante los trabajos de remodelación se ha procedido al desbroce de las zonas de ajardinadas, realizando así una limpieza exhaustiva de las malas hierbas que habían invadido este lugar, y se ha instalado una malla antihierba para evitar su aparición, quedando toda ella tapada por una capa de tierra vegetal para la plantación de nuevas especies cuando la climatología lo permita, ya que ahora las altas temperaturas harían que no prosperaran.

De igual modo, se ha cuidado la ubicación de la zona de jardinera, facilitando la circulación interior del parque. Se ha reordenado el espacio interior de las jardineras limitando las zonas en las que plantar, para evitar de nuevo una invasión de plantas no deseadas que propiciaban, además, actos incívicos.

Finalmente, «dentro de la política de reforestación de este Ayuntamiento», se han plantado un total de trece árboles nuevos (dos falsos castaños, un algarrobo, tres madroños, dos lentiscos, un tulipero, una encina de Constantinopla, dos encinas y un abeto blanco). Y en las jardineras y otros lugares del parque se han plantando arbustos (olivo acebuche, boj cono, tuya dánica, ciprés, durillo, limpiatubos, aligustre, abelias, etcétera) y plantas denominadas rastreras (romero, santolina, tomillo, lavanda, hierbabuena, orégano, lantana, lobelina, dimorfoteca, zinias, pentas, vincas, etcétera).

Temas

Úbeda