El paseo de la fama del Cinefan Festival fue inaugurado ayer con la huella de 2 actores

JESÚS JIMÉNEZ

La concejala de Turismo Elena Rodríguez y Pablo Lozano, director del Cinefan Festival de Úbeda, inauguraron ayer un 'paseo de la fama' al estilo Hollywood con los 2 primeros pares de huellas. Se trata de las marcas realizadas por los actores internacionales Siân Phillips y Roger Ashton, este último muy conocido por su papel de Mace Tyrell en Juego de Tronos.

La idea es que en cada edición del Cinefan Festival de Úbeda se tomen las huellas de los invitados más prominentes, para crear en la calle Real un paseo que demuestre el compromiso de la ciudad con la cultura. «Queríamos dejar una huella permanente» manifestó Elena Rodríguez.

Lozano expresó su satisfacción calificando al paseo de la fama como un «hito histórico» para el municipio. El director considera que esta iniciativa permite al Cinefan formar parte del patrimonio de la ciudad todo el año y aportar a la belleza del paisaje de Úbeda. La organización del festival anunció que esto solo se trata de «el primer paso de muchos en los siguientes años».

Rodríguez explicó que el paseo de la fama se convertirá en «un recurso turístico para la ciudad» y que desde el Ayuntamiento ya están planeando la fabricación de un folleto con la historia de la presencia de los actores en la ciudad. La edil aseguró que esta iniciativa demuestra que Úbeda es un referente cultural en toda la provincia de Jaén, y que la presencia de actores y actrices excepcionales en esta edición lo confirma.

Este año Pedro Casablanc y los actores que compondrán la mesa del Ministerio del Tiempo han sido los seleccionados para dejar su marca en el municipio para la posteridad. Se tomarán sus rúbricas y sus manos en barro en moldes, que más tarde serán enviados a Madrid para fabricar las placas de bronce con sus huellas y firma. Las piezas serán colocadas el próximo año antes de la celebración del Cinefan Festival de Úbeda 2021.

Pablo Lozano animó a los ubetenses a asistir al Cinefan Festival, afirmando que «la cultura es segura y que ahora necesita nuestra ayuda».