Un paso más en el proyecto piloto para el desarrollo de la artesanía contemporánea de Jaén

Asistentes al encuentro./
Asistentes al encuentro.

Ahora toca buscar viabilidad técnica y económica a las colecciones surgidas tras unir diferentes disciplinas y técnicas artesanales

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La Oficina de Turismo de Úbeda acogió una jornada técnica sobre competitividad en la artesanía contemporánea, impulsada por la Diputación de Jaén en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad. Una iniciativa que da continuidad al proyecto piloto para el desarrollo de la artesanía provincial que se llevó a cabo a lo largo de 2018 y parte de 2019, y que en este último trimestre del año inicia una nueva etapa para avanzar en el trabajo realizado. Precisamente, según se supo en las últimas horas, por esta iniciativa la Diputación Provincial de Jaén opta a los Premios Nacionales de Artesanía, en concreto al Premio Promociona para Entidades Públicas.

Tras la presentación de la colección 'Craft in progress' en la pasada primavera, con los prototipos con los que los artesanos apostaron por generar una artesanía de vanguardia que se identifique con Jaén y sitúe a la artesanía de esta tierra en nuevos y más cotizados escenarios, ha llegado el momento de buscar viabilidad técnica y económica a estas nuevas colecciones. Ese fue el tema central de esta última jornada.

El proyecto 'Craft in progress' ha permitido unir diferentes disciplinas y variadas técnicas artesanales en torno a colecciones de gran belleza, que en estos momentos son piezas únicas que no se pueden vender ni se conoce cómo producir en grandes cantidades. De ahí que se propusiera un primer encuentro entre los integrantes de este proyecto, abierto al resto de artesanos, para diseñar una hoja de ruta que permita seguir avanzando con las nuevas colecciones hasta situarlas en mercados, museos, foros de artesanía, etcétera. Espacios cualificados en los que la artesanía contemporánea pueda coger notoriedad y generar nuevos recursos económicos para sus precursores.

Esta estrategia ha generado estrechos lazos de trabajo entre ceramistas, diseñadores, tejedores, joyeros o comunicadores, que han conseguido articularse como colectivo preocupado por espacios comunes de encuentro, creación, investigación y reflexión sobre artesanía contemporánea (tendencias o trasvase de información), con espíritu abierto y libre.

Ahora estudian la viabilidad de constituirse como asociación o empresa, trabajar desde una marca común, presupuestar sus trabajos conjuntos, ver la forma de reparto de beneficios o definir la autoría de las piezas.