Pequeña serenata nocturna de Silvio Rodríguez

Actuación de Silvio Rodríguez anoche en Úbeda./ROMÁN
Actuación de Silvio Rodríguez anoche en Úbeda. / ROMÁN

Actuó en la plaza de toros de Úbeda como invitado de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Unas horas más tarde de recibir la Medalla de Oro del Festival Internacional de Música y Danza 'Ciudad de Úbeda', en la plaza de toros de la localidad y con todas las entradas vendidas, Silvio Rodríguez participó en el recital que ofreció la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba dentro de la gira con la que se está celebrando el 60 aniversario de la formación. El cantautor actuó como invitado, interpretando en la segunda parte algunas de sus canciones orquestadas sinfónicamente por Jorge Aragón, acompañado por la prestigiosa orquesta y bajo las órdenes de su director titular Enrique Pérez Mesa.

La expectación por escuchar a uno de los máximos exponentes de la nueva trova cubana era mucha, lo cual hacía prever que todo cuanto hiciera sobre el escenario iba a saber a poco. Y así fue para las cerca de tres mil personas congregadas y llegadas desde los lugares más dispares. Pero no hay que olvidar que actuaba en calidad de invitado y que el recital se centraba en la orquesta.

Silvio Rodríguez, con millones de seguidores en todo el mundo, interpretó varios de sus temas vestidos de largo al ser arropados por los músicos de la sinfónica, algo que sucede en España por primera vez en los cinco recitales programados en otros tantos puntos del país. Sonaron, por ejemplo, 'Pequeña serenata diurna', 'La Era está pariendo un corazón', 'Ángel para un final' o 'Jugábamos a Dios', una maravilla en este formato. Después regaló algunos bises, entre ellos 'Te amaré' acompañado solo al piano.

El público pidió más y, a gritos, le solicitó títulos de su repertorio más clásico. Pero no pudo ser. No era ese tipo de concierto, según se había encargado de recordar previamente el propio cantautor desde el escenario. Así que hubo que conformarse con este ramillete de canciones, a modo de pequeña serenata nocturna, en la que fue la segunda visita del cubano a la localidad. La primera tuvo lugar casi 34 años antes, un 4 de octubre de 1985, cuando actuó en el polideportivo municipal junto al grupo Afrocuba y como parte de los espectáculos musicales programados para la Feria de San Miguel de ese año.

Sinfonismo cubano

Respecto a la parte orquestal, sobre los atriles estuvo el impresionante 'Preludio Penthelesia' del cubano Carlos Fariñas. Y gracias a otra invitada de excepción, Niurka González, una de las mejores y más virtuosas flautistas de la actualidad, que además es la esposa de Silvio Rodríguez y su acompañante habitual sobre el escenario, sonó el 'Concierto de otoño para flauta y orquesta' del guitarrista y compositor, también cubano, Joaquín Clerch, que precisamente actuó en Úbeda hace unos días y ofreció una clase magistral.

No faltaron obras que el pueblo cubano ha hecho suyas, como un danzón y un guagancó africano de autores como Guido López Gavilán o Alejandro García Caturla. Y hubo algunas piezas de música clásica española, por ejemplo, la suite número 1 de 'El sombrero de tres picos' de Manuel de Falla.

Fue uno de los cinco recitales extraordinarios programados en España con motivo de este aniversario de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba. Una cita cultural de primer orden que no sólo sirvió para celebrar las seis décadas de vida de la formación, sino también para brindar un homenaje a la música cubana.

Niurka González junto a la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.
Niurka González junto a la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba. / ROMÁN