Prevén reunir un millar de tractores en Úbeda para pedir solución al precio del aceite

Presentación de la tractorada./
Presentación de la tractorada.

Agricultores y regantes exigirán además la regularización de los regadíos de La Loma y medidas contra la despoblación del medio rural

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La Asociación Provincial de Regantes del Olivar (AproJaén), la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) y Profesionales de la Agricultura y Ganadería de Jaén (PAG Jaén) prevén reunir más de un millar de tractores y dos mil agricultores en Úbeda, el 28 de mayo, al objeto de exigir

Los tractores partirán desde los municipios jiennenses de Villanueva del Arzobispo, Iznatoraf, Villacarrillo, Sabiote, Torreperogil, Begíjar, Ibros, Baeza y Rus y llegarán a Úbeda, donde realizarán un recorrido dentro de la ciudad. Posteriormente, los tractores se concentrarán en el recinto ferial ubetense, donde se leerá un manifiesto. Los primeros tractores saldrán a las nueve de la mañana y está prevista la llegada a Úbeda a las once.

La manifestación-tractorada fue presentada en rueda de prensa por el vicepresidente de AproJaén-Areda, Agustín Rodríguez; el presidente de PAG Jaén, Santiago Bañón; y Santiago García como miembro de la junta directiva de AproJaén-Areda.

En su intervención, Rodríguez denunció que ha habido «una campaña de propaganda» por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) anunciando que el problema de los riegos extraordinarios ya estaba resuelto. «A pesar de estas promesas, las primeras autorizaciones de riego extraordinario empezaron a llegar el 2 de mayo, cuando la floración del olivar ya había comenzado». Además, el 20 de mayo «llegó la denegación de las primeras 2.000 hectáreas de riegos extraordinarios, lo que supone repetir la situación de la campaña pasada», señaló.

En este sentido, recordó que se está denegando el riego en los cauces no regulados que tenían autorización en 2015, y dijo no entender «a qué viene ahora este cambio de criterio». Además, lamentó que se rebaje la dotación de riego en la provincia de Jaén a 810 metros cúbicos, algo que no sucede en otras provincias andaluzas.

«Esto supone un ataque indiscriminado a los regantes de la provincia de Jaén, pues se está negando el riego a agricultores que venían regando desde 2010 y antes, pagando su correspondiente canon», señaló Rodríguez. Ante esta situación, las tres entidades han convocado esta tractorada centrada en la comarca de la Loma, que es la que más está afectada, con 30.000 hectáreas de riego pendientes de regularización.

Por su parte, Santiago Bañón explicó que PAG Jaén solicitó a AproJaén y Areda llevar a cabo una manifestación conjunta en la que también se reivindicara un precio justo para el aceite de oliva. PAG Jaén es una organización empresarial agraria que cuenta con más de 2.500 socios.

«Queremos pedir a las administraciones que tomen medidas de forma urgente, como ayudas para que haya una mayor concentración de la oferta o la revisión de la Ley de Cadena Alimentaria para frenar las prácticas que está llevando a cabo la gran distribución con los precios del aceite de oliva», argumentó.

Bañón dejó claro que las explotaciones olivareras no son rentables con los actuales precios en origen del producto, por lo que es «importante» lograr una solución para evitar la despoblación del medio rural. «La situación de los regadíos y los precios de ruina del aceite de oliva son problemas tan graves que dan para estar organizando manifestaciones casi todas las semanas», dejó claro el responsable de PAG Jaén.

Además, Santiago García se mostró convencido de que el olivar tradicional es rentable ahora y en el futuro, siempre que se pague un precio justo al agricultor. Manifestó igualmente que el olivar superintensivo, que es rentable a precios mucho más bajos, presenta varios problemas en la provincia de Jaén, entre ellos que no hay el agua que se requiere para su riego y, al estar totalmente mecanizado, implicaría la pérdida de miles de jornales. Esto, dijo García, afectaría a la economía de muchos pueblos y aceleraría la despoblación del medio rural en la provincia de Jaén.