Paco y Pablo Tito en la inauguración de la muestra. / ROMÁN

'Los Quijotes de Paco Tito' siguen sus andanzas 25 años después

Una exposición en el Hospital de Santiago reúne por primera vez las colecciones de esculturas de Úbeda y Tarancón

ALBERTO ROMÁN Úbeda

Las aventuras y desventuras del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, traducidas a las tres dimensiones por las manos del alfarero y escultor Paco Tito, vuelven a estar disponibles para el público gracias a una exposición que conmemora el 25 aniversario de esta feliz idea artística y que puede visitarse en la sala Pintor Elbo del Hospital de Santiago hasta el próximo 29 de mayo. Una muestra que invita a pasear despacio para detenerse en todos los detalles que concentran estas pequeñas esculturas y rememorar cada escena que representan de la universal obra de Miguel de Cervantes.

Como novedad, para esta ocasión tan especial, por primera vez están juntas las colecciones que se exhiben en el Museo de Alfarería Paco Tito de Úbeda y en el Museo de Tarancón, ambas realizadas por el escultor ubetense. En total son 55 esculturas en terracota que, además de celebrar el 25 aniversario de 'Los Quijotes de Paco Tito', dan cuenta de su trayectoria como maestro del barro, mostrando su evolución a lo largo de estos últimos años.

Esta unificaciones de ambas colecciones ha sido posible gracias a la colaboración entre los ayuntamientos de Úbeda y Tarancón, que ha hecho posible la unificación de las dos colecciones para disfrute del público. La inauguración tuvo lugar en la mañana del viernes, con asistencia de numerosos amigos y paisanos que no quisieron perderse tal acontecimiento. También se contó con la presencia de diferentes autoridades, como la alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares; el concejal de Comercio, Industria y Artesanía, José Luis Madueño; el alcalde de Tarancón, José Manuel López Carrizo; el concejal de Cultura y Turismo de Tarancón, Raúl Añover; el diputado de Promoción y Turismo, Francisco Javier Lozano; y el delegado de Empleo, Francisco Joaquín Martínez Garvín, quienes acompañaron a los artífices de esta muestra, Paco y Pablo Tito.

La alcaldesa mostró su satisfacción al ver completa esta colección, ya que el Ayuntamiento de Tarancón ha prestado, temporalmente, las piezas que son de su propiedad, para celebrar el 25 aniversario de la misma. «Creo que le debíamos a Paco Tito cederle este espacio para esta extraordinaria exposición», dijo, agradeciendo también la generosidad de la ciudad de Tarancón para poder completar 'Los Quijotes de Paco Tito'.

En palabras de la regidora, el público podrá apreciar «una obra maestra», de gran calidad y con detalles tan minuciosos que no dejarán indiferente a nadie. «La exposición sirve para acercarnos a las diferentes escenas del Quijote de una manera muy artística y diferente», resaltó. Y tuvo palabras de elogio para el autor: «a pesar de su talento, de sus reconocimientos en el ámbito regional y nacional, es una persona que destaca por su humildad y sencillez», añadió.

Por su parte, el autor de estos singulares Quijotes señaló que esta exposición resulta un hermanamiento de las piezas realizadas y de ambas ciudades, Úbeda y Tarancón. «Hoy tengo una sensación en mi alma y corazón que es difícil de narrar. Este día yo lo había soñado muchos años de mi vida, pero ha superado al deseo que yo tenía», reconoció.

Paco Tito, en este día tan especial para su carrera artística, tuvo palabras de agradecimiento para ambos ayuntamientos, por hacer posible esta fusión de piezas, y, por supuesto, para su hijo, quien tuvo la idea de esta muestra, y para su nieto, por realizar el cartel anunciador de esta espectacular exposición.

Modelando en vivo

El escultor anunció que, durante los días que esté abierta al público la exposición, por las tardes, trasladará su trabajo a la sala Pintor Elbo del Hospital de Santiago, donde pretende modelar un nuevo Quijote para la colección. Así, el público podrá verle modelar el barro y seguir el proceso de elaboración de una nueva escultura. Eso sí, habrá que esperar hasta la recta final para vislumbrar la escena que ha elegido de la obra de Miguel de Cervantes para plasmarla en terracota.

Vista de la exposición. / ROMÁN