Rechazo a la supresión de una línea de Infantil en el colegio Juan Pasquau

Imagen de archivo del colegio Juan Pasquau./ROMÁN
Imagen de archivo del colegio Juan Pasquau. / ROMÁN

Las asociaciones de madres y padres de alumnos de los centros públicos, apoyadas por el Ayuntamiento, piden a la Junta que reconsidere la decisión

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Malestar generalizado en la ciudad por la supresión para el próximo curso de una línea en Educación Infantil de tres años del colegio público Juan Pasquau. Un anuncio hecho público en las últimas horas que está movilizando a diferentes sectores de la comunidad educativa ubetense y que rechazan las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA) de los centros públicos de la localidad (Santísima Trinidad, Sebastián de Córdoba, Virgen de Guadalupe, Juan Pasquau, San Juan de la Cruz, Los Cerros y Francisco de los Cobos).

Esta decisión se ha tomado al tener el colegio 26 matriculaciones. La administración considera que es una cifra insuficiente para dos líneas mientras que las AMPAs la ven excesiva para una sola línea. Creen que se trata de «un nuevo ataque a la educación pública en Úbeda», situación que se ha venido manteniendo en el tiempo por los representantes políticos y que se ha intensificado durante los últimos tres años, «pasando de la indiferencia a la acción directa sobre los centros, profesorado y familias de la escuela pública».

El pasado mes de marzo las AMPAs de la escuela pública de Úbeda manifestaron su indignación ante la alteración producida en el proceso de escolarización. Entonces ya anunciaban que podría tener consecuencias en los centros públicos con la supresión de líneas de Infantil, pero poco o nada se ha hecho respecto a las peticiones que realizaban en aquel manifiesto. Así, se han visto obligadas a recurrir a la figura del Defensor del Pueblo Andaluz ante la «indefensión» que les genera la falta de implicación de los «servidores públicos» en la defensa de la educación pública.

El conjunto de AMPAs recuerda que el Juan Pasquau es un centro de calidad, con grandes profesionales, y que no solo realiza un extraordinario trabajo en la formación, sino que también dedica especial atención a la erradicación de desigualdades y generación de justicia social al aplicar un Plan de Compensación Educativa con el que atiende, integra y forma al alumnado de especial atención por sus posibles condiciones sociales desfavorecidas. «Todo un ejemplo de lo que significa la educación pública y lo que aporta a nuestra sociedad», añaden.

De esta forma, consideran «indignante» la decisión de suprimir una unidad de Infantil porque implicará que para el curso 2019/2020 exista un aula con 26 alumnos, un número incluso superior al máximo establecido por la normativa, que es de 25. Y ello teniendo en cuenta, además, que la normativa que regula la atención educativa al alumnado con necesidades especiales asociadas a condiciones sociales desfavorecidas establece la disminución del número de alumnos y alumnas por aula en todas o en parte de las unidades escolares en funcionamiento en el centro. Por todo ello exigen que no sea suprimida la unidad de Educación Infantil de tres años en el Juan Pasquau.

Esta polémica también fue abordada en el Consejo Escolar Municipal celebrado ayer. El nuevo concejal de Educación, Pedro Jesús López, mostró el apoyo del Ayuntamiento a la comunidad educativa. Según dijo, se dan tres «agravantes» que hacen «incomprensible» esta decisión. En primer lugar, se suprime una línea por tan sólo dos alumnos. En segundo lugar, una sola línea quedaría configurada con 26 alumnos, lo cual, con normativa en mano, es «ilegal», puesto que la ratio en Primaria establece un máximo de 25, por lo que «un alumno tendría que ser desplazado a otro centro y no se estaría respetando el derecho de libre elección de centros por parte de las familias». Y en tercer lugar, recordó que el Juan Pasquau es un centro de compensatoria, «lo que hace que se tenga mayor flexibilidad a la hora de dar estas unidades».

Para el edil de Educación, esta noticia es un «atropello» y la decisión «no ha sido justa». Es por ello que anunció que el Consistorio elaborará un escrito que complemente a los remitidos a la Delegación Provincial de Educación por el centro educativo afectado y el AMPA. Además, desde el Consistorio se volverá a solicitar «por enésima vez» una reunión con la Delegación y la Consejería de Educación. «No nos contestan a los escritos, y la última vez que se consiguió contactar con ellos nos dieron cita aunque unos días antes de la reunión nos la aplazaron y no han vuelto a contactar», concretó.

López González manifestó también durante la reunión del Consejo Escolar que desde el Ayuntamiento se solicitará a la Junta de Andalucía que se reponga la línea que se suprimió en su día en el colegio Santísima Trinidad del municipio.