Foto de familia de los premiados.

Reconocimiento a la excelencia y trayectoria de siete firmas que son ejemplo a seguir

Alciser entregó sus tradicionales premios empresariales divididos en distintas categorías

ALBERTO ROMÁN Úbeda

La Asociación Local de Comercio, Industria y Servicios (Alciser) entregó sus tradicionales premios empresariales, en sus distintas categorías, durante el transcurso de una concurrida gala que se celebró en el complejo Ermita Madre de Dios. Unos galardones otorgados a través de las candidaturas aportadas por los asociados, que fueron valoradas posteriormente por la junta directiva del colectivo.

En la categoría de comercio se reconoció a Icesur, empresa ubetense fundada en 1992 que en la actualidad cuenta con 14 trabajadores y que tiene dos establecimientos abiertos en la localidad, uno en la calle Zurbarán y otro en el Polígono los Cerros. Abarca diferentes ámbitos comerciales, desde instrumentos musicales a informática, pasando por iluminación o electrodomésticos.

En industria el premio fue para Asunción Molera, que empezó su andadura allá por el año 1978 y que lleva más de cuatro décadas siendo referentes en Úbeda en el sector de la fontanería, climatización y riegos. En la actualidad cuentan con 11 empleados en plantilla.

La categoría de servicios le correspondió a MMC Prevención, con delegaciones en Úbeda, Cartagena y Málaga dedicadas a la formación y consultoría, especialmente en el ámbito de la prevención laboral. Tiene 22 trabajadores.

El galardón en iniciativa empresarial fue para Ermita Madre de Dios, escenario de la gala, una referencia en la hostelería de la ciudad, que forma parte de un conglomerado que abarca servicios como el de catering a cualquier punto de España. En este caso da 26 puestos de trabajo.

En trayectoria empresarial, el trofeo se otorgó a la saga alfarera de los Tito (los hermanos Juan, Paco y Paqui con su marido Melchor), herederos de un oficio convertido en arte que comenzó con el abuelo Pablo Tito y que encarnan una de las fortalezas de nuestra ciudad, como es su artesanía.

Y en la categoría de empresa familiar, el premio fue para Lorente Colodro. Diego Lorente lleva toda una vida dedicada al sector de la automoción, puesto que comenzó a la edad de 16 años en Peal de Becerro, haciéndose cargo del taller de su padre que había fallecido. Con los años se expandió a Úbeda y Jaén, siempre acompañado en su vida empresarial de su hermano Paco y de sus hijos Cristóbal, María del Mar y José. Actualmente la familia regenta los concesionarios de Fiat y Renault en las ciudades de Úbeda, Jaén y Peal de Becerro, donde también gestionan el desguace de la localidad.

Hubo un reconocimiento más, a título póstumo, para Tito Molina, profesional indiscutible como director de hoteles en varias localidades andaluzas, que dedicó la última parte de su vida laboral a poner en marcha su gran proyecto, abrir un establecimiento hotelero en su ciudad para atender de forma personalizada y cercana a todos los amigos, que eran muchos, que lo visitaban, acompañado siempre de su inseparable Macarena.

Felicitaciones

Según manifestó Bartolomé González, presidente de Alciser, todos los premiados eran sobradamente merecedores de estos galardones, que reconocen el esfuerzo, la proyección, la innovación y la historia que están labrando en sus respectivos ámbitos empresariales.

El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, también estuvo en el acto acompañado por el diputado de Promoción y Turismo, Francisco Javier Lozano. Destacó el buen hacer de las empresas reconocidas con unos premios que las convierten «en referentes de un tejido empresarial ubetense y jiennense que se ha consolidado gracias al esfuerzo de personas que eligieron y han elegido la provincia de Jaén para desarrollar su proyecto». Para el presidente de la Diputación, estas apuestas empresariales «contribuyen a que la gente pueda vivir en un lugar, porque hay servicios, hay empleo y hay oportunidades, por lo que así ayudan a fijar la población en el territorio».

Y la alcaldesa, Antonia Olivares, mostró su orgullo por el tejido empresarial que existe en la ciudad. «Tenemos la suerte de ser sede de empresas punteras, innovadoras, creativas, con servicios extraordinarios y que en muchos casos guardan la tradición de sus fundadores o del oficio que les fue legado», dijo, subrayando que muchas de ellas juegan un papel muy importante en el desarrollo y crecimiento de la localidad y también son influyentes a nivel regional y nacional.