Rehabilitación del cerramiento de la plaza de toros por la calle Sagasta

Encuentro con los alumnos de la Escuela Taller./
Encuentro con los alumnos de la Escuela Taller.

Los trabajos, en los que participa el alumnado de la Escuela Taller, incluyen además la construcción de un acceso al tendido alto

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Avanzan a buen ritmo las nuevas obras de rehabilitación de la plaza de toros correspondientes al cerramiento por la calle Sagasta y a la construcción de acceso al tendido alto, cuya inversión se ha fijado en 100.000 euros, cantidad financiada por el Ayuntamiento de Úbeda. El proyecto fue presentado en comisión de Urbanismo en mayo de 2018, especificándose que las intervenciones serían realizadas conjuntamente por la Escuela Taller y por el Consistorio.

Estas actuaciones cuentan con el visto bueno de la Delegación Territorial de Cultura y vienen motivadas a raíz del peligro de derrumbe del muro que existía en la portada de la plaza de toros por la calle Sagasta. «El muro no tenía ningún tipo de valor arquitectónico, histórico o cultural y estaba en un serio riesgo de desprendimiento», comentó la alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, quien visitó la actuación junto a la concejala de Urbanismo, María del Carmen García, y el concejal de Formación y Empleo, Juan Ramón Martos.

En cuanto a los trabajos realizados, en primer lugar se procedió a la demolición del deteriorado muro. Tras ello se llevó a cabo la sustitución del mismo por un elemento más permeable, evitando de esta manera la ocultación de la valiosa segunda portada del siglo XVI, que «con toda seguridad pertenece al antiguo convento de San Nicasio». Así, se proyecta en esta fase construir un nuevo cerramiento formado por un zócalo bajo de sillería y una reja de forja artística realizada por la firma de artesanía local Tiznajo. Y para concluir con la intervención, se ejecutará una nueva escalera de acceso al graderío alto que llevará bajo ella una dotación de ocho aseos, cuatro para hombres y cuatro para mujeres, dos de ellos reservados para personas con movilidad reducida.

Sobre las labores que competen a la Escuela Taller, los alumnos se encargarán de revestir con losa de piedra caliza las escaleras proyectadas, además de actuar en la mejora y consolidación de bóvedas y muros de todo el monumento, limpiando morteros inadecuados y llagueando con materiales acordes al periodo histórico del edificio.

Olivares destacó que los trabajos se están realizando con una extraordinaria calidad, por lo que felicitó «a los alumnos y alumnas, a la directora de la Escuela Taller y al monitor de la Escuela Taller».

El programa Escuela Taller tiene una duración de un año y está dividido en dos fases, la de formación y la de práctica, en alternancia. Comenzó en 2018 y el presupuesto para su puesta en marcha supone una inversión de 228.737 euros, de los cuales 201.737 euros están financiados por la Junta de Andalucía y 27.000 euros por el Ayuntamiento de Úbeda.

Esta modalidad de Escuela Taller se centrará en tres certificados de profesionalidad, tales como auxiliares de albañilería de fábricas y cubiertas, fábricas de albañilería y pavimentos, y albañilería de urbanización. Durante este año, el alumnado, contratado en la modalidad de formación y aprendizaje, está aprendiendo conocimientos como limpieza y rejuntado de muros, arreglo de aleros, saneamiento y reposición de muros, llagueado de bóvedas, impermeabilización de escaleras y mesetas, replanteo de terraza, limpieza y rejuntado de medianería, levantamiento de muros de piedra, montaje y desmontaje de andamios o retirada de escombros de la zona de trabajo.

Temas

Úbeda