Remedios Reyes y Julio Romero en la Sinagoga del Agua. / ROMÁN

La voz de Remedios Reyes sonó en la Sinagoga del Agua

La cantaora gaditana estuvo acompañada a la guitarra por el ubetense Julio Romero Santiago

ALBERTO ROMÁN Úbeda

El tercer fin de semana del Festival Flamencos y Mestizos 'Ciudad de Úbeda' terminó en la noche del pasado domingo con un fantástico recital en el que se pudo disfrutar de la voz de Remedios Reyes, resonando además en un espacio tan peculiar y especial como la Sinagoga del Agua. Entre los arcos y columnas de su sala principal, con un público ávido de buen flamenco, la cantaora gaditana (de Chiclana de la Frontera para más señas), derrochó fuerza y temperamento para disfrute de quienes gustan del cante de profundas raíces.

Cantaora larga que domina todos los palos del flamenco, demostró que lo suyo es pura emoción, la cual expresa a través de su garganta y con el movimiento de sus manos. Dejó claro igualmente que de casta le viene al galgo, pues es nieta y sobrina de Jarrito y de Pansequito, respectivamente, algo de lo que también puede hacer gala su hermano Antonio Reyes. Y en la recta final, como suele ocurrir en todas sus actuaciones, recordó sus inicios como bailaora.

La réplica a la guitarra se la dio un ubetense, Julio Romero Santiago, con gran experiencia acompañando el mejor cante, quien estuvo brillante, a la altura de un recital para oídos exigentes.

Flamencos y Mestizos encara ya su recta final con dos espectáculos as la vista en los que el duende se unirá a la artesanía. Y es que, el viernes 13 y el sábado 14 habrá dos recitales dobles, con los ubetenses José Costales y Paco Sánchez, por un lado, y los gaditanos Juanito Villar y Ángel Pastor, por otro. Dos conciertos que tendrán como marco dos alfarerías ubetenses, la de Juan Pablo Tito y la de Juan Tito, en ambos casos a partir de las nueve de la noche.