Úbeda, Baeza y Jaén, unidas a través de las fotografías de José Manuel Ballester

Vista de la exposición./ROMÁN
Vista de la exposición. / ROMÁN

El Premio Nacional de Fotografía, pintor y grabador muestra las instantáneas de gran formato que realizó en espacios representativos y de gran riqueza arquitectónica

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La sala Pintor Elbo del centro cultural Hospital de Santiago acoge hasta el próximo 31 de marzo la exposición 'Belleza y memoria: Úbeda, Baeza y Jaén', de la que es autor el Premio Nacional de Fotografía, pintor y grabador José Manuel Ballester. Una muestra organizada por la Fundación Caja Rural de Jaén que eleva a la categoría de arte fotográfico la riqueza arquitectónica de las tres localidades jiennenses a las que se dedica. Estas instantáneas de gran formato y técnica impecable son «lecciones de belleza y memoria», tal y como escribe Antonio Muñoz Molina en los textos que acompañan a este conjunto de imágenes.

En esta exposición José Manuel Ballester une tres lugares: la Catedral de Jaén y las ciudades de Úbeda y Baeza; espacios con historias, de hombres y mujeres que fueron capaces de crear belleza que ha transcendido a su vida y que ha permanecido hasta hoy en día, y que en esta muestra se puede disfrutar desde otro punto de vista, con una mirada fresca y nueva de lo que durante siglos permaneció inalterado.

En su obra, Ballester une la belleza arquitectónica de las localidades jiennenses a las pinturas de Giotto o Rafael, a las que despoja de sus personajes, brillando austera y solemne la arquitectura una vez que la figura humana ha desaparecido, como es el caso de la Escuela de Atenas de Rafael Sanzio, la intervención que se expone en la escalera del Hospital de Santiago, tan lejana en el espacio pero tan cercana en su magnificencia.

Dice Muñoz Molina que «el tamaño tan grande de las fotografías de Ballester permite un impacto de presencia que rompe la separación entre la imagen y el espectador» y que los límites de la fotografía son exactamente los del edificio. «No hay cielo, no hay horizonte. Sólo repetición y contrapunto, ritmo visual, proporciones matemáticas, ventanas, balcones, ojos de buey, frontones, orden y número: y a la vez ligereza, dimensiones que exaltan pero que no abruman, un ideal de equilibrio sin agobio, de fuerza serena sin énfasis, un manifiesto implícito de humanismo pagano», añade.

Trayectoria

José Manuel Ballester (Madrid, 1960), es pintor y fotógrafo. Licenciado en Bellas Artes en 1984 por la Universidad Complutense de Madrid, fue Premio Nacional de Grabado en 1999 y Premio Nacional de Fotografía en 2010. Su carrera artística comenzó en la pintura con especial interés por la técnica de las escuelas italianas y flamenca de los siglos XV y XVIII. A partir de 1990, empezó a conjugar pintura y fotografía.

De entre sus numerosas exposiciones destacan 'Lugares de paso' (Valencia, 2003), 'Habitación 523' (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, 2010) y 'Espacios ocultos' en la Academia de España en Roma (2012). Recientemente se clausuró '12 fotógrafos en el Museo del Prado' en la que junto Chema Madoz, Javier Campano o Joan Fontcuberta, entre otros, representó su personal visión del Museo del Prado con motivo del bicentenario de la primera pinacoteca nacional.