Úbeda celebró la festividad de la Virgen de Guadalupe

Procesión de la Virgen de Guadalupe./ROMÁN
Procesión de la Virgen de Guadalupe. / ROMÁN

Pese a la amenaza de lluvia, la patrona pudo procesionar por las calles del casco histórico y la zona centro

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Aunque a media tarde una gran tormenta hizo temer lo peor, finalmente la Virgen de Guadalupe pudo procesionar ayer por las calles de la ciudad con motivo de su festividad. La lluvia dio una tregua y, como estaba previsto, pudo hacer su salida a las ocho de la tarde desde la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares, con la asistencia de la Real Archicofradía, horquilleros, cofradías de Semana Santa y Gloria, hermandades, asociaciones religiosas, Banda de Cornetas y Tambores María Santísima de las Penas, Agrupación Musical Ubetense y pueblo en general.

El itinerario discurrió por el casco histórico y la zona sur de la ciudad, finalizando de nuevo en Santa María, donde la patrona de Úbeda permanecerá durante varios días hasta el besamanto del sábado 14 y su posterior partida al Santuario del Gavellar, algo que ocurrirá el domingo 15 de septiembre. Ese día, tras la eucaristía de las seis y media de la mañana, la 'Chiquitilla' será llevada al entorno del Molino de Lázaro, donde será despedida por José Navarrete Oller, la misma persona que se encargó de recibirla tras la Romería del pasado mes de mayo.

Después habrá eucaristía a su llegada a Santa Eulalia y al santuario, participando el coro Pasión Andaluza. En este último lugar los asistentes podrán disfrutar de una mañana de convivencia, habilitándose un servicio de bar y un de autobús que partirá desde Cuatro Caminos tras la despedida. La patrona permanecerá en su santuario hasta la próxima romería del 1 de mayo de 2020.

Actos previos

Antes de la procesión de ayer hubo otras citas, como la tradicional eucaristía del día de la festividad de la Virgen de Guadalupe, que fue presidida por el Arcipreste de Úbeda, Antonio Vela Aranda, y concelebrada por los sacerdotes y clero en general de la ciudad. Además, en ella participó la Agrupación Coral Virgen de Guadalupe, en calidad de hermana honoraria de la Real Archicofradía, que animó una celebración a la que asistieron numerosos ubetenses. También existió una comida de hermandad.

Ocurrió tras unos días en los que se desarrollaron diferentes actos y cultos preparatorios de un momento tan especial, como fue el caso, en la noche previa y ante numerosos fieles, de la evocación de su aparición. Asimismo tuvo lugar una concurrida novena del 30 de agosto al 7 de septiembre. Y entre los días 23 y 29 de agosto, la Santísima Virgen de Guadalupe se veneró en su talla original.

Temas

Úbeda