Las veladadas 'San Lorenzo con los 5 sentidos' continúan hasta fin de mes

Las veladadas 'San Lorenzo con los 5 sentidos' continúan hasta fin de mes

Los asistentes pueden disfrutar de una cena y cóctel mientras contemplan el paisaje ofrecido por el mirador de la iglesia de San Lorenzo

JESÚS JIMÉNEZ

Por tercer año consecutivo, la Fundación Huerta de San Antonio realiza la iniciativa 'San Lorenzo con los cinco sentidos'. Esta actividad se trata de una cena y un cóctel que se celebra en el balcón natural del Valle del Guadalquivir que posee San Lorenzo. La cena consiste en una degustación de seis presentaciones gastronómicas, aperitivos o tapas con la firma de La Cocinita de Anita basadas en la cocina de mercado, los productos de temporada más frescos y de mejor calidad, siendo protagonistas el sabor y una cuidada presentación. En cuanto a la bebida incluye cervezas con y sin alcohol, vinos tinto y blanco, vino de verano y agua, todo hasta agotar existencias.

Manuel Berlanga, fundador de la Asociación Huerta de San Antonio, aseguró que todas las actividades realizadas alrededor de la iglesia de San Lorenzo permiten disfrutar a los ciudadanos de la belleza que posee este monumento. Con 'San Lorenzo con los 5 sentidos', se consigue al mismo tiempo ofrecer una cena con grandes vistas a los asistentes y «recuperar el patrimonio entre todos». Berlanga también aprovechó para destacar la capacidad de la fundación de «aprovechar cualquier espacio que sea descubierto»

El mirador de San Lorenzo, situado en el histórico adarve de una muralla almohade, alzada en el siglo XIII entre robustos torreones defensivos, permite otear un grandioso paisaje, poblado de huertas y cortijos, acompañadas por un mar de olivos sobre el que dibujan estelas antiguos caminos polvorientos. Por el este los asistentes pueden contemplar Sierra Mágina, con el monte Aznaitín y el caserío blanco de sus pueblos derramados sobre las empinadas laderas. Al frente, se observan las crestas altivas de Sierra Nevada. Y, por el oeste, las fragosas sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

'San Lorenzo con los 5 sentidos' se ha celebrado ya este verano en 5 ocasiones, pero los interesados aún pueden acudir a las sesiones del 24 y 30 de agosto. La cena/cóctel comienza justo antes del atardecer, para que los clientes puedan disfrutar, desde el mirador, de la puesta de sol, hasta aproximadamente la media noche. Todos los beneficios recaudados irán destinados a la restauración de la puerta principal de la Iglesia de San Lorenzo.

Esta iniciativa se enmarca dentro del programa 'Abierto por obras', que pretende que los ciudadanos participen en la reconstrucción y descubrimiento de la iglesia de San Lorenzo, con proyectos como 'San Lorenzo con los cinco sentidos' o la verbena celebrada el pasado 9 de agosto.

Esta propuesta gastronómica ha sido impulsada por la Fundación Huerta de San Antonio, que pretende proteger tanto a la iglesia de San Lorenzo como las huertas de la localidad.

La Fundación Huerta de San Antonio y su labor de proteger la iglesia de San Lorenzo

La Fundación Huerta de San Antonio es una entidad privada sin ánimo de lucro, cuyo principal objetivo es la restauración y rehabilitación de la iglesia de San Lorenzo como centro de dinamización social y cultural.

La fundación utiliza a San Lorenzo como una plataforma para desarrollar múltiples actividades culturales, como conciertos, charlas, exposiciones, presentaciones de libros, teatro o recitales de poesía, entre otros. La fundación también promueve otras iniciativas de carácter social y de recuperación de la memoria oral de la localidad.

Esta organización tiene como objetivo, además de reconstruir y rehabilitar la iglesia de San Lorenzo, conseguir que se aprueben planes de protección que no solo reconozcan las posibilidades agropecuarias de las huertas, sino también su posible aprovechamiento en ámbitos como la educación, el turismo y el medioambiente.

La iglesia de San Lorenzo fue construida en el siglo XII, pocos años después de la conquista cristiana de la ciudad, posiblemente con la apariencia de un templo románico.

Su declive comienza en el siglo XIX cuando sufre un lento y continuo desahucio que finaliza con el cierre definitivo al culto a principios del siglo XX, tras los destrozos sufridos durante la Guerra Civil. Durante las siguientes décadas se utilizó a la iglesia para una gran diversidad de fines, como un almacén de trigo, un refugio para indigentes, estudio de artistas locales…

Finalmente, la Fundación Huerta de San Antonio, gracias a un acuerdo alcanzado en el año 2013, consiguió volver a abrir las puertas de San Lorenzo.

Temas

Úbeda